Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Abrí su WhatsApp y supe lo de las prepagos

Por: 
María Pasión
"Me bajé del carro, me sentí humillada. Fue hace 3 días y no paro de llorar". Una historia nueva llega al consultorio de la Doctora Corazón.

Hola Doctora, 

Salí seis meses con un hombre 12 años mayor que yo y era la primera vez que ocurría, eso me llevó a concluir que la relación sería madura. Al principio este hombre era maravilloso, detallista y tierno, según él estaba loco por mí. Yo me sentía feliz, las cosas iban rápido, pero sentía que era un excelente hombre. 

 

Tuvo que viajar una semana por asuntos de trabajo. Todas las noches e incluso a veces durante el día nos veíamos por FaceTime y me presentaba a sus compañeros, ellos me decían que no paraba de hablar de mí. Él llegó y me sentía demasiado tragada. 

 

Durante unos días, estuvo en su pueblo natal pasando incapacidad de una cirugía, mi compromiso era pasar a su apartamento a revisar que todo estuviera bien. En una visita me tomé el atrevimiento de revisar su computador y abrir whatsapp, lastimosamente en su viaje había tenido una aventura en la que le encantó “hacer el amor” con ella, me destrozó el corazón. Hablé con él y no me negó nada, tampoco pidió disculpas, igual, lo perdoné, tomé mis cosas y me fui.

 

Pasadas dos semanas volvió a hablarme y su excusa fue “nunca había puesto cachos, no sabía que decir”. Yo seguí como si nada, pero él dejó de ser ese hombre especial. Sentía que iba sola así qué preferí terminar las cosas.  

 

Pasado un mes, nos reencontramos en un velorio, hablamos y se re-avivó todo. Pero solo era el hombre que me conquistó cuando estaba tomado; sobrio era seco y a veces hasta odioso. 

 

Un día revisé su WhatsApp y descubrí que durante el tiempo que estuvimos separados contrataba prepagos y les hablaba más bonito que a mí. Nunca le dije nada. Lo quise tanto, al punto que acepté demasiadas situaciones y condiciones que ninguna mujer aceptaría y él decía que lo valoraba demasiado, que le diera tiempo que yo no sabía que planes tenía conmigo, pero para mí todo se quedaría en palabras. Finalmente, exploté cuando me enfermé y él solo llamaba, nunca me visitó, le pedí que me “mimara” y se rió. Así que fuí por mis cosas a su apartamento y cuando estábamos afuera del mío, le dije que era mejor dejar las cosas así, a lo que respondió "ok". No quiso saber el por qué.

Me bajé del carro, me sentí humillada. Fue hace 3 días y no paro de llorar.

 

    
Querida lectora.

Para de llorar. No hay nada que ahora mismo puedas arreglar con llanto. Ya basta de tanto dolor. Ahora vas a prepararte para cambiar de página. Si esta relación tomó un curso de engaño y deshonestidad lo mejor que puedes hacer es terminar con ella.

 

 

Lo grave aquí es que hay muchas mentiras y un cambio de comportamiento con el alcohol. Ese borracho que cree que cuando toma trago le sale capa y puede decir cualquier cosa debería estar prohibido por ley.

 

Nunca esperes a que alguien tenga que tomarse unos tragos para que te diga que te ama. ¡Qué feo el borracho que se porta como un baboso!

 

 

Si contrata mujeres para tener relaciones y te lo oculta, teniéndote a ti a su lado es que no está viendo ni valorando tu amor. Ya si me dices que te enfermaste y le importo un pepino no necesito oír más.  

 

¿Hay algo bueno en este hombre? Nadie que se ríe cuando le pides que te mime merece mi consideración, ni la tuya. Sólo han pasado tres días, pronto serán meses y años y tú ya no estarás cerca de ese sujeto tan desastroso. Deja al súper anti héroe con sus mentiras, con sus tragos y con su sexo de prepago lejos de ti.

 

Tendrás a alguien mejor, créeme.

 

Deseo que mi carta te haya sido de ayuda.

 

Un abrazo de todo corazón.

 

Si necesitas mi ayuda por Skype, dímelo.

 

Escribe a cita@mariapasion.design - Autora experta en relaciones de pareja.  Cartas de máximo 400 palabras. 

 

Todas serán respondidas, pero sólo una será publicada en la próxima edición. 

 

Al enviar tu carta estás autorizando a Revista Cromos para que sea publicada. 

 

Gracias por escribir a María Pasión, Doctora Corazón.

 

Ya puedes seguirme en redes:

(Facebook)

(Twitter)

(Instagram)

 

Foto: iStock.

Leer mas: 

Leer más

Publicidad