Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Quisiera que así como desea mi cuerpo me quisiera a mí

Por: 
María Pasión
“Escribo por una linda pero triste historia que ya hace mucho se me salió de las manos” Un nuevo caso llega al consultorio de María Pasión.

Escribo por una linda pero triste historia que ya hace mucho tiempo se me salió de las manos.

 

Hace cuatro años conocí al que, pensaba yo, era mi gran amor. De hecho, lo sigo creyendo, a pesar de que todo haya terminado. Nuestra relación fue mágica.

 

Él fue muy lindo y cariñoso desde el primer día, sin embargo, comencé con un poco de miedo y aunque con el tiempo me fui soltando, siempre estuve insegura porque yo sabía que podía hacerle daño a él. A pesar de eso, el siguió ahí, hasta un poco después de cumplir dos años de noviazgo, cuando me terminó por primera vez.

 

Ese fue uno de los peores días que he tenido en mi vida, fue muy duro de asimilar. Lloré, lo busqué y aunque se mantuvo en que no volveríamos, yo seguí ahí. Con los días dejé de insistir un poco y a las dos semanas volvimos. Luego de eso, a los seis meses, me volvió a terminar. Y después otra vez, porque estaba cansado de mí, de mis celos, de mis actitudes.

 

Lloré, sufrí, pero a las dos o tres semanas volvimos. Nueve meses después me volvió a terminar y una vez más, volvimos. Después de la última vez duramos tres años y un poco más… Y me volvió a terminar por las mismas razones. Otra vez es muy duro. Siento que algo dentro de mi murió y por más que lo intente, nada puede ser como antes, ni mejor. Siendo que quiero escapar de todo menos de él.

 

Aproximadamente 20 días después de haber terminado, nos vimos, pero solo para tener relaciones sexuales. Fue muy duro porque no solo fue eso, comimos, hablamos y pasamos la noche juntos sin hablar de nosotros. Después de otros 20 días, volvimos a reunirnos, pero esta vez hablamos de nosotros y dijimos que podíamos ser medio amigos y seguirnos acostando, pero yo he caído en cuenta del daño que eso me hace y decidí escribirle y decirle que no podía con eso. Él me dijo que respetaba mi decisión. El caso es que hablamos mucho y finalmente quedamos en vernos una última vez en una semana. Iríamos a bailar porque es su cumpleaños.

 

Quisiera que, así como desea mi cuerpo me quisiera a mí, no tengo ni una mínima idea de lo que él siente. Es duro, yo lo amo mucho y no he podido dejarlo ir por más que quiera, además, siempre me ilusiono con la más mínima cosa. No sé que hacer, necesito salir de esto, necesito volver a sonreír y salir adelante sin que me duela. Quisiera que viniera a buscarme pero eso nunca va a pasar.

 

Por favor ¡ayúdame!

 

Gracias 

 

***

 

Querida lectora,

 

Parece que estás metida en una espiral de la que me gustaría que salieras.

 

Esta pareja te va a suponer muchos dolores de cabeza porque no te corresponde con afecto y amor sino con necesidad.

 

Si se ama con necesidad tampoco se encuentra la pareja que se desea.

 

He hablado sobre este tema en mi libro #Femituits, y creo que las relaciones correspondidas son las que aportan y las que configuran un compartir más valioso. El sexo sin amor puede suponer un deporte de riesgo porque si tú lo amas, y  él sólo está pensando en tus piernas, es difícil construir una relación de pareja positiva.

 

Me gustaría que pensaras en ti y dejaras por un rato esta relación en remojo, que pudieras tomar tus propias decisiones sin estar pendiente de lo que él hace y que honestamente te respondieras si ese hombre, con ese comportamiento, te hará feliz.

 

 

Como imagino que eso es duro, tómate unos días para pensar y reflexionar tu respuesta.

 

Fuerza y entereza, las dos serán tus aliadas.

 

No desistas.

 

¿Necesitas mi ayuda?

 

Podemos hacer una cita por skype y te puedo colaborar.

 

Envía tu carta a cita@mariapasion.design - Autora experta en relaciones de pareja. 

 

Todas las cartas serán respondidas, pero sólo una será publicada en la próxima edición.

 

Al enviar tu carta estás autorizando a Revista Cromos para que sea publicada. 

 

Gracias por escribir a María Pasión, Doctora Corazón.

 

Ya puedes seguirme en redes:

(Facebook)

(Twitter)

(Instagram)

 

Foto: iStock.

Leer mas: 

Leer más

Publicidad