Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Las paradisiacas playas del Cabo de la Vela

Por: 
Redacción Cromos
Las paradisiacas playas del Cabo de la Vela
El Cabo es un lugar que vale la pena visitar: tus cinco sentidos se llenarán de magia.

La Guajira es el departamento más septentrional de Colombia. Limita al noreste con Venezuela y parte del mar Caribe, al sur con el departamento del Cesar y al oeste con el departamento del Magdalena. Su capital es Riohacha.

 

El comercio es la principal fuente de ingresos del departamento. Su subsuelo es rico en gas natural y con este último se abastece la energía de la costa Atlántica. El Cerrejón (gran mina carbonera) ayuda con la economía de la región por medio de la exportación de grandes cantidades de carbón. Uno de los obstáculos para el desarrollo económico de La Guajira es que tiene un gran territorio desértico. Sin embargo, la agricultura y la ganadería también hacen parte de sus ingresos económicos (además de la explotación de sal).

 

Si planea hacer un viaje a La Guajira, el Cabo de La Vela es un lugar que vale la pena visitar. Se encuentra ubicado al noroeste de la península de La Guajira, a unas tres horas (en carro) de Riohacha. El clima es entre templado y cálido, con temperaturas que varían desde los 22 a los 30 grados centígrados (la temperatura puede elevarse incluso un poco más).

 

Los habitantes del territorio son los indígenas de la cultura Wayúu, quienes aún hoy practican muchas de sus costumbres tradicionales y que, además, en algunas comunidades representan, para el goce y curiosidad de los turistas, bailes típicos con vestuarios característicos de su cultura. Su economía se basa en la cría de cabras y ovejas, en la explotación del carbón, la pesca y en los trabajos que realizan algunos de los indígenas en las salinas de Manaure en las cercanías del Cabo de La Vela.

 

Los viajeros que visitan el cabo duermen en hamacas y chinchorros (estos últimos elaborados por los indígenas) que cuelgan de estructuras con bases de madera y cuyo techo es de paja. Estas estructuras se encuentran frente al mar. Por las noches el cielo se ve perfectamente despejado por lo que no hay luces artificiales provenientes de ninguna ciudad o población cercana. Las estrellas se encuentran totalmente al descubierto a tal punto que pueden verse satélites orbitando la tierra y una gran cantidad de estrellas fugaces.

 

El pilón de azúcar es un destino imperdible si se viaja al Cabo de La Vela. Es una playa (con la arena color miel) en la mitad de la nada. Se encuentra protegida por una gran roca, llamada también Pilón de Azúcar, desde cuya cumbre se tiene una vista del desierto y el mar tan impresionante que ha sido digna de un poema de Porfirio Barba-Jacob. La playa parece virgen, no existe ningún tipo de contaminación a sus alrededores, el viento sopla incesantemente en la llanura impulsando pequeños granos de arena desde los pies hasta las pantorrillas. Desde el Cabo de La Vela (donde se encuentran los chinchorros y restaurantes wayuus) puede planear su visita para pasar el día entero en el Pilón de Azúcar. 

 

 

¿Cómo llegar al Cabo de La Vela?

 

Para llegar al cabo de La Vela desde Bogotá debe arribar primero a Riohacha (por vía aérea o terrestre).

 

Una vez se encuentre en Riohacha (si viaja con su propio vehículo) debe tomar la carretera que lo conduce hasta Uribia (segunda ciudad más importante de La Guajira y conocida también como la capital indígena de la zona) que se encuentra a unas tres horas de distancia de Riohacha. Desde Uribia debe tomar la carretera destapada (paralela a la vía del tren del Cerrejón) hasta llegar al cabo.

 

Otra opción de transporte la encuentra en el Mercado de las Pulgas de Riohacha, donde algunos guías turísticos parquean sus camionetas con las cuales pueden transportarlo hasta el cabo (haciendo varias paradas en rancherías wayúus) y realizando un recorrido diferente por entre el desierto.

 

Debe tener en cuenta que para realizar el viaje necesita tener las siguientes vacunas con 15 días de anterioridad: fiebre amarilla, tétano y hepatitis B.

 

Foto: Google con licencia para uso NO comercial

Leer mas: 

Leer más

Publicidad