Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Quiero viajar, ¿qué hago con mi mascota?

Quiero viajar, ¿qué hago con mi mascota?
Muchas personas aprovechan la Semana Santa para tomarse unas cortas vacaciones, pero no saben cuál es la mejor opción para sus mascotas.

 

La Semana Santa es un tiempo perfecto para descansar, disfrutar y desconectarse, ya sea un par de días, o, para los más afortunados, la semana entera.

 

Si tenemos mascotas, hay tres opciones básicas: llevarlas de viaje con nosotros, dejarlas en casa, ya sea solas o controladas periódicamente por alguien de confianza, o alojarlas en un sitio especializado, como una guardería animal.

 

¿Cuál de estas tres alternativas es la más conveniente, tanto para nuestro disfrute vacacional como para el bienestar de nuestras mascotas? Aquí te contamos.

 

No sé qué hacer con mi mascota cuando viajo

 

«Cuando hablamos de perros y vacaciones, la mejor opción es elegir un lugar donde podamos llevarnos al animal cómodamente y en el que pueda, igual que nosotros, disfrutar de esos días de descanso», explica.

 

Pero si el asunto de viajar con nuestro fiel amigo resulta complicado por cuestiones de tiempo, transporte o el destino al que se vaya a viajar, una buena opción es dejar al perro con una persona de confianza y que sepa cuidar de él, o en su defecto recurrir al servicio de guarderías caninas.

 

Pero ojo, no es recomendable dejar el perro solo en casa, incluso cuando periódicamente alguien lo esté vigilando, pues el animal se sentirá extraño al verse solo y puede caer en una crisis de estrés.

 

 

«Por su parte, el gato es un animal que se estresa fácilmente y cualquier cambio que sufra puede afectarle seriamente hasta el punto de no querer comer. Por eso, es mejor evitar llevarlo de vacaciones», indica el director ejecutivo de Miscota.  

 

Por lo tanto, en el caso del gato, queda casi que anulada la posibilidad de viajar con él y se recomienda recurrir a las opciones restantes: dejarlo en una guardería o bajo el cuidado de un conocido. Este tipo de animal principalmente se siente nervioso cuando está fuera de su zona de confort, por lo tanto, lo mejor es dejarlo en casa y que la persona que lo cuidará lo visite para alimentarlo, cambiar la arena de su baño y acariciarlo un poco.

 

Sí, mi mascota se va de vacaciones conmigo

 

Si la decisión está tomada y vas a viajar con tu mascota, lo primero que debes hacer es una visita al veterinario, ya que dependiendo del destino o el tiempo que demore el trayecto, él dirá si el animal necesita algún sedante para viajar y en qué cantidad.

 

También es recomendable llevar un botiquín de primeros auxilios para nuestra mascota, alimento y agua. Por supuesto, no se debe dejar para el último minuto la reserva del espacio que ocupará el animal e informarnos de todos los requisitos para no tener sorpresas.

 

Cuando es la primera vez que la mascota saldrá de casa a un viaje tan largo o no está acostumbrada a viajar en carro, lo mejor es brindarle confianza y seguridad, para lo que es una gran ayuda llevar pequeños premios como galletas, huesitos o juguetes que capturen su atención. Por su puesto las caricias nunca estarán de más, la idea es que el perro asocie el transporte con una experiencia divertida que lleva a un lugar agradable.

 

De acuerdo con el experto, también se debe habituar la mascota al transportador, es decir, a la jaula o guacal en el que se recomienda que vaya cómodamente al menos por lapsos durante el trayecto.

 

Otro aspecto importante que no se debe olvidar es llevar consigo la documentación del animal, la cartilla de vacunas y las observaciones veterinarias necesarias.

 

 

Mi mascota se quedará en casa

 

En el caso de que dejemos a nuestra mascota en casa, sola o controlada por alguien, es muy importante que informemos a esa persona de los hábitos del animal, para que intente seguirlos, en la medida de lo posible.

 

«Nuestro animal puede ser miedoso, desconfiado o incluso agresivo en algunas ocasiones, y la persona a quien se lo dejemos debe estar enterada de esos rasgos de su carácter, saber reaccionar ante estas situaciones y ser consciente de que pueden ocurrir», afirma el experto.

 

También es importante dejar a la persona encargada, el número de teléfono de nuestro veterinario de confianza por si ocurre alguna emergencia o accidente. Por supuesto, como si se tratara de un niño, es importante dejar fuera de su alcance todo tipo de productos toxicos o peligrosos.

 

 

Dejaré mi mascota en una guardería

 

Si dejamos a nuestra mascota en un sitio especializado como una guardería para animales, lo primero y más importante es conocer el lugar donde se hospedará, y asegurarnos de que esa persona o residencia sea de nuestra total confianza. Debe ser un espacio limpio y donde el animal pueda refugiarse del frio y el calor.

 

En el caso de que optemos por una residencia canina, que tienen sus propios horarios, unos días antes de las vacaciones tendremos que acostumbrar a nuestro perro al día a día de ese lugar, así mismo, la residencia debe estar enterada de los hábitos del animal y, si es el caso, de los cuidados especiales que requiere.

 

Según expertos, al dejar allí a nuestra mascota, debemos llevar una cama o manta junto con un juguete que la mascota reconozca como suyo, así como su comida habitual para evitarle problemas gastrointestinales, y también la cartilla y toda la documentación veterinaria.

 

Leer mas: 

Leer más

Publicidad