Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

El método de Marie Kondo para ordenar la casa y la vida

Por: 
Redacción Cromos
La gurú oriental del orden nos da una guía práctica para niños, hombres y mujeres.

Con la cocina llena de platos sucios, el piso cubierto de ropa y la cabeza hecha una maraña de ideas la pregunta que surge es ¿Cuándo empezar a ordenar? Para esta gurú del orden el momento ideal es a primera hora de la mañana porque la mente estará más despejada. ¡Este es su paso a paso!

 

1. Desechar. Todo se reduce a dos tareas: eliminar cosas o decidir guardarlas. La eliminación debe ir primero, para decidir qué botar ve al paso 2.

 

2. Almacenar solo lo que dé alegría. Cuando quieras salir de cosas, pregúntate si de verdad te hacen feliz y si son necesarias. Si la respuesta es ‘no’, dónalas o tíralas.

 

3. Ordenar por categoría no por lugar. Si empiezas por la ropa, ve a todos los armarios y cajones de tu hogar. Hasta que no termines esa categoría en todas las habitaciones, no podrás continuar con la siguiente, de esta manera el trabajo fluirá mucho más.

 

4. Empezar por la ropa. Es una de las cosas más fáciles de desechar (para algunos, claro). Luego llegará el momento de libros, papeles, objetos varios y, por último, los elementos sentimentales: fotos y recuerdos (lo más complicado).

 

5. Doblar verticalmente la ropa. Al formar pequeños rectángulos, se mantendrá por si sola de pie. Así ocupará menos espacio y, además, podrás ver todo lo que tienes sin tener que meter la mano y revolverlo todo.

 

 

6. Una sola tirada. Cuando inicies, no te detengas. Hazlo sin remordimiento. No lo dejes a medias. Si organizas un poco cada día, nunca acabarás. La clave es cambiar la mentalidad radicalmente y no dejar objetos dudosos.

 

7. Las cosas tienen valor. Es importante que los objetos sean tratados como lo merecen. Si ellos te hacen feliz y son útiles, no los debes tratar mal. De esta forma no solo durarán más, también aprenderás a ser amable con las personas.

 

8. Hacerlo sin compañía. A menudo los familiares se angustian al ver cómo te deshaces de objetos que otros consideran de valor, eso puede ser contraproducente. Por esta razón no invites a nadie. ¡Solo es mejor!

 

9. Diles ‘no’ a los productos para almacenar cosas. Para poner en orden lo que ya dejaste, no incluyas nuevos objetos. Puedes solucionar tus problemas de almacenamiento con cosas que ya tienes en la casa, como, por ejemplo, las cajas de zapatos vacías.

 

 

Foto: Youtube.

Leer mas: 

Leer más

Publicidad