Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

25 confesiones de Santiago Moure y Martín de Francisco. ¿Quién se muerde más la lengua?

Por: 
Carlos Torres
Santiago Moure y Martín de Francisco
Más que dar palo a los personajes de la televisión colombiana, 22 años después regresan para burlarse de sí mismos en 'La tele letal'.

Los presentadores vuelven a compartir sillón en La tele letal. Llegan con la lengua picante y la actitud desafiante de quien no teme a la crítica en redes sociales.

 

Un juguete que conserve de la infancia.

Santiago: A la tía Consuelo, que tiene 98 años y todavía juego con ella. 

Martín: Ninguno, porque con esta edad estaría podrido.

 

¿La foto de quién llegó a guardar en la billetera?

S: Nunca he sido de billetera. Guardo las cosas en el bolsillo.

M: La de mi abuela.

 

Un apodo inolvidable, de su autoría.

S: A Felipe Miranda le decíamos ‘Carechimba’.

M: Gamín bogotano.

 

Un programa de la televisión colombiana para coleccionar.

S: Una recopilación de los recochanboys.

M: Don Chinche. 

 

Un consejo útil que le hayan dado.

S: No sigas haciendo lo que estás haciendo. Como ven, no sigo consejos. 

M: Ignore sus pensamientos autodestructivos. 

 

¿A quién le debe una crítica mordaz?

S: A la clase dirigente colombiana, que merece un juicio.

M: A Néstor Humberto.

 

¿Qué le sorprende de usted?

S: No me sorprende nada, menos de mí.

M: Que muchas veces haga cosas lleno de terror.

 

Un pensamiento recurrente al verse frente al espejo de su baño.

S: ¿Por qué, señor? ¡Ya no aguanto más!

M: ¡Qué huellas más repelentes deja el estrés!

 

Un récord personal, por pequeño que sea.

S: Varios días sin dormir.

M:  1:21 debajo del agua cuando tenía 12 años.

 

¿Qué es la tan anhelada paz?

S: Contribuiría mucho a la paz no hacer este tipo de entrevistas. 

M: La paz interior.

 

¿Cuándo fue la última vez que lloró?

S: Todos los días lloro un poquito, para que no se me olvide hacerlo.

M: Hace 10 días lloré sin ninguna razón. 

 

La última cosa que lavó a mano, con jabón y quizás cepillo de dientes.

S: El extractor de jugos, que tiene unas cuchillas chiquitas.

M: Un cigüeñal.

 

¿Cuál es su lado más nostálgico?

S: El lado de atrás, porque vive mirando hacia el ayer. Añoro el ayer, temo al futuro.

M: No sé, es una sensación de desazón que aparece con frecuencia.

 

¿De quién conserva un autógrafo?

S: Los que admiro están muertos.

M: Tuve uno del futbolista Alberto de Jesús Benítez, pero se me perdió.

 

¿Qué estaría dispuesto a hacer con tal de ser feliz?

S: Sería feliz si no tuviera que buscar la felicidad. 

M: La felicidad para mí es descansar. Me encantaría tener tres días para hacerlo.

 

¿A qué le teme?

S: Al ser humano, por obvias razones. 

M: Le temo a la manera de morir.

 

¿A quién clonaría?

S: A mí mismo, para que fuera a cumplir las obligaciones laborales que detesto.

M: A Scarlet Johansson.

 

¿Qué le emputa?

S: Las entrevistas.

M: Que se me pierdan las llaves.

 

¿Qué le falta encontrar?

S: Lo que no he buscado, porque lo que uno no busca, por lo general lo encuentra.

M: La paz interior.

 

Su mayor extravagancia es…

S: Andar todo el tiempo en bicicleta. 

M: Ver unos 30 partidos de fútbol a la semana. Extravagancia y estupidez. 

 

¿Qué hacían durante la tanda de comerciales de El siguiente programa?

S: Esperar con terror el siguiente segmento.

M: Tomábamos trago y comíamos.

 

¿Cómo se le sale alguien? 

S: Cuando me entierran un cuchillo por la espalda.

M: Que sea intrigante.

 

Un consejo para los jóvenes. 

S: Traten de acabar todo lo más rápido posible para que no lleguen a viejos y les toque trabajar como a mí.

M: No dar consejos, a no ser que se los pidan.

 

¿Por quién votará en las próximas elecciones?

S: Por Gustavo Petro.

M: Por Humberto de la Calle.

 

 

Foto. Daniel Álvarez.

Leer mas: 

Leer más

Publicidad
Publicidad