Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Canciones para: recordar de dónde vengo por Nicolás Montero

Por: 
Redacción Cromos
Nicolás Montero, director artístico del Teatro Nacional
El nuevo director artístico del Teatro Nacional nos habló de su nuevo reto profesional y compartió seis de sus canciones predilectas.

Nicolás Montero ya ha puesto en marcha varios de sus proyectos como director artístico del Teatro Nacional. Uno de ellos es Chapinero Distrito Teatral, con el que busca que la palabra teatro se vuelva de uso común. “Nos unimos tres salas –el R101, el auditorio Konrad Lorenz y el Teatro Nacional Fanny Mikey– para decir que el teatro también pertenece a las comunidades”.

 

Hablamos con el actor quien nos contó de este nuevo reto profesional y nos compartió siete de sus canciones predilectas. El resultado: una lista musical ecléctica, cargada de salsa, rock y jazz, que da cuenta de las diferentes etapas de su vida.

 

¿Qué parte del legado de Fanny Mikey quisieras conservar en la dirección del Teatro Nacional?

 

Hay que trabajar sobre lo que se ha venido construyendo y, a partir de ahí, proyectarse hacia las nuevas condiciones que se dan; pero hay algo que yo siempre amé de Fanny y fue que, aparte de toda esa cantidad de teatro que nos dio, logró que la palabra teatro se volviera del uso común de la gente, que no se necesitaba ser nadie especial para considerar el teatro parte de su vida. La palabra teatro empezó a ser parte del vocabulario de todos como una cosa totalmente cercana, con la cual nos podíamos acercar sin ningún tipo de temor, y si más bien con una actitud de gozo, no solo en la comedia, sino también en el drama o en esas cosas maravillosas que traía en los festivales.

 

 

¿Cuáles son tus principales propósitos como director del Teatro Nacional?

 

Lo que quiero es proponerle a la gente que los contenidos que se presenten en estas salas sean significativos, que enriquezcan su vida cotidiana, tal vez no a cambiarla por completo, pero si a que tengan el derecho de asistir a una sala del Teatro Nacional, y que después de salir de un espectáculo sientan que se ha enriquecido la percepción que tienen de sí mismos. Que digan, me hizo reír por esto, eso no se me había ocurrido, reafirmé esto, etc. En sí, lograr lo que dice Peter Brook, a mi parecer uno de los más grandes directores de teatro, “Cuando uno sale de una gran obra de teatro tiene que salir hablando de sí mismo, no necesariamente de la obra.”

 

¿Cuáles son tus planes para poder llevar al teatro a nuevos públicos?

 

Estamos pensando en formatos nuevos, hay unas cosas que aún se nos están ocurriendo, pero ya empezamos con algunas, como alianzas muy concretas. Ya por ejemplo podemos empezar a hablar de Chapinero Distrito Teatral, en la cual nos unimos tres salas el R101, el Auditorio Konrad Lorenz y el Teatro Nacional Fanny Mikey, para decir que el teatro también existe más allá de las sillas, más allá de las salas, que también pertenece a sus comunidades. Tenemos también una alianza con Random House, la cual consiste en tener unas noches de teatro y libro, y algunas actividades más.

 

Estamos buscando alianzas, nuevos formatos. Una punta de lanza, en ese sentido, es el espectáculo de Daniel Samper Ospina, “Mi Puta obra” en la cual él reivindica la necesidad del derecho que tenemos los colombianos de reírnos de los poderosos, esto como una forma de fiscalizarlos, una risa fiscalizadora; pero para que también todos estemos atentos al futuro, para que nuestra propia risa y burla sobre ellos también nos ponga una mirada de reflexión, de ‘¡ojo! ojo a quién eliges’, ‘pon el ojo en el futuro’. Y tenemos así muchos proyectos más que queremos empezar. Este año ya hay parte de eso con un texto de una gran novelista y escritor colombiano, que pasará por la plataforma teatral; estoy hablando de Héctor Abad Faciolince, que va a tener una puesta en escena en el Teatro Fanny Mikey, y quisiera que eso siguiera sucediendo, invitar a los escritores para que usen estas plataformas, para que vean que este arte del aquí y del ahora, que es el teatro, puede potenciar unas formas de reflexión pertinentes. En el teatro no existe la edición no es como en YouTube donde se puede cortar, se está aquí de frente y dando la cara.

 

¿Cuál es el papel que debería desempeñar el teatro (y el Teatro Nacional) en el posconflicto?

 

Yo creo que la libertad de expresión, la libertad de buscar formatos, la libertad de indagar en la condición humana es un acto fundamentalmente pacífico, uno puede hacer cualquier cosa en el teatro, puede incluso matar en el teatro, pero esa muerte no es real. Uno puede poner cualquier tema en el teatro, pero está dentro de esos límites del teatro, y nunca, nunca usará la violencia en términos reales. Así que el teatro debe ser el espacio de la libertad; en los temas, en los contenidos, en las formas, en las búsquedas. Garantizar eso, para mí, es la muestra de una sociedad que se busca sistemáticamente a sí misma, sin nunca legitimar la violencia real como una forma de solucionar los conflictos.

 

La playlist de Nicolás Montero

 

 

_DEA4188

 

1. El gato en la oscuridad de Roberto Carlos.

Es una canción que me queda de la infancia, del barrio en donde crecí.

 

2. Sympathy for the Devil de Rolling Stones.

Con los años sentí la llamada del rock. En esta etapa los Rolling Stones y sus canciones ‘contestatarias’ me marcaron profundamente.

 

3. Born in the USA de Bruce Springsteen.

En la adolescencia me tocó una figura que, para mí, tenía todo el poder de la música. Bruce Springsteen me hizo saltar y vibrar.

 

4. Georgia in my Mind de Oscar Peterson.

El jazz fue otro de los géneros que me cautivó. Recuerdo que, cuando vivía por fuera, esta canción sonaba en el bus y me tranquilizaba.

 

5. Suites para cello Bach.

Este es un conjunto de piezas a la cual siempre recurriré.

 

6. Pedro Navaja de La Fania.

La escuchaba en los pueblos, durante las ferias maravillosas de Colombia.

 

7. Tania de Joe Arroyo.

Debo reconocer que, al final del día, canciones como esta son las que me recuerdan de dónde vengo. La salsa hizo parte de mi crecimiento.

 

 

 

 

 

Foto: Daniel Álvarez.

 

 

Leer mas: 

Leer más

Publicidad
Publicidad