Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

La fuerza de Pautips

Pautips
Armada de voluntad y autenticidad, la youtuber más querida del país ha construido una familia de tres millones de miembros. ¿Cómo lo hizo?

Por: Juan Carlos Rincón Escalante

Fotos: David Schwarz

 

Edna Suárez contestó el citófono de su residencia. El portero le anunció que buscaban a Paula Galindo, pero su hija no esperaba ninguna visita. “¿Quién es?”, preguntó. 

 

Era un grupo de niñas que llevaba gritando toda la mañana. ¿El motivo? En uno de sus videos, Galindo –más conocida como 'Pautips'– se había filmado cerca a una ventana, ellas pudieron ubicar el hogar de su ídolo y ahora querían llamar su atención cada vez que la veían pasar por la ventana. Estaban enloquecidas. 

 

Su mamá dice, riendo, que la primera vez que Galindo le contó del canal que abrió en la plataforma de Google pensó: “Yo ni siquiera sabía que la gente subía videos a YouTube”. 

 

Ahora es la madre de una de las celebridades digitales más influyentes del país y de América Latina. 

 

_DMS2365

Paula Galindo es un fenómeno. Su canal de Youtube, que abrió hace ya seis años, pronto va a superar los tres millones y medio de suscriptores. 

 

¿Quién es 'Pautips'?

 

“Si pudieran elegir a cualquier colombiano famoso para que les diera un consejo, ¿quién sería?”. La pregunta se la hice a un grupo de treinta niñas de octavo grado, entre los 12 y los 14 años, en un colegio femenino de Bogotá. La primera respuesta fue unánime y contundente: 'Pautips'. 

 

Pese a que después mencionaron a Carlos Vives, a Shakira, a J. Balvin, a Maluma, a Kevin Roldán, a Paulina Vega y a otras celebridades más tradicionales, las niñas se me acercaban, una por una, a decirme lo mismo: “¿De verdad crees que Paula nos pueda contestar?”. 

 

Paula Galindo es un fenómeno. Su canal de Youtube, que abrió hace ya seis años, pronto va a superar los tres millones y medio de suscriptores. Pauvlogs, su canal alternativo, donde documenta su vida (“es como una especie de reality donde les muestro mis días, desde que me levanto”, me explicó), ya está cerca del millón de suscriptores. En Instagram tiene más de dos millones de seguidores. En Facebook, más de un millón. En Twitter está por encima de los trescientos mil. Su influencia en temas de maquillaje, vida saludable y ropa le ha permitido tener ingresos muy por encima de los de la mayoría de personas (su mamá me contó que siempre le ha parecido impresionante que su hija gane más dinero que ella). Y, lo que es más importante: sus fanáticas darían la vida por ella. Por eso las llama su ‘familia’. 

 

Además de un éxito rotundo en Internet, Galindo está a punto de terminar su carrera en Negocios Internacionales en la Universidad del Rosario, donde se ha destacado. (“No perdí ninguna materia”, me dijo con modestia. Su mamá, en cambio, me habló de sus notas excepcionales, evidentemente, orgullosa). También publicó un libro con Editorial Planeta, titulado Tu mejor versión. 

 

Ah, y solo tiene 22 años. 

 

¿Cómo lo logró?

 

 

Amigos íntimos

 

Suárez cuenta que escuchaba todas las noches voces en inglés en el cuarto de Galindo. Eran las youtubers  gringas que ella veía de manera obsesiva. 

 

—Siempre fui muy solitaria –cuenta Galindo–. Fui hija única hasta los 16 y no salía mucho. Mi escape eran los videos en Youtube. Muy pocos latinoamericanos hacían videos, entonces veía a muchos extranjeros y me encantaba sentir la conexión con ellos. Les conocía el perrito, la mamá, la vida entera.  Después del colegio llegaba a verlos y vivía pendiente de qué subían, qué compraban. Eso me fascinó, porque no era necesario tenerlos presentes para ser amiga de ellos.

 

El siguiente paso fue un impulso, casi una necesidad: “Me pareció tan mágico que quería hacerlo en Colombia”. 

 

Empezó con maquillaje porque era lo que le interesaba y le apasionaba. Primero fueron cien visitas. Luego quinientas. El efecto bola de nieve sigue hasta la actualidad. Pero se enganchó sobre todo cuando vio que las personas interactuaban con ella.  “Yo, todo el tiempo, miraba qué comentarios ponían, los respondía todos. Que me dijeran, por ejemplo, “Soy de Panamá” y me motivaran, me parecía increíble. Me di cuenta de que, pese a que estaba en mi habitación, me estaba conectando con gente de todo el mundo”.

 

Después vino la fama, las niñas gritando a las afueras de su casa, los desconocidos que la saludan en la calle, un cariño abrumador y, por supuesto, el dinero. Pero Galindo sigue obsesionada por las conexiones con las personas, esa cercanía que Internet le permitió a una generación que creció en las redes. “La gente quiere ahora meterse a Youtube, solo por fama, pero va más allá de eso. No hay una fórmula secreta para el éxito. Quienes empezamos hace un tiempo lo hicimos porque disfrutábamos lo que estábamos haciendo. Tienes que pensar en qué es lo que haces, qué es lo que construyes y con quién te estás conectando; qué personas sienten que les estás haciendo un aporte valioso para sus vidas”.

 

En una ocasión, una chica se soltó a llorar tan pronto la vio en persona. Cuando se calmó, le mostró sus brazos llenos de cicatrices, de cortes.
-Me dijo “Mira, yo tanto tiempo me odié... He tenido intentos de suicidio, pero un video tuyo me tocó el alma y me he dado cuenta de que estoy luchando con algo que no puedo cambiar, con aquello que soy”.

 

Collage sin título (8)

Una chica se soltó a llorar tan pronto la vio en persona. Cuando se calmó, le mostró sus brazos llenos de cicatrices.

 

 
Ser tu mejor versión

 

'Pautips' es más conocida por sus videos de maquillaje, pero también da recomendaciones sobre cómo comer de la mejor manera, qué ejercicios hacer y, en general, lo que ella llama “ser tu mejor versión”. Su verdadero aporte, sin embargo, o por lo menos eso dicen las miles de chicas que comentan en sus redes, es el empoderamiento. 

 

—Desde el principio quise que las personas vieran más allá del estigma del maquillaje como algo superficial, de buscar ser saludable para lucir un cuerpo. Mi interés es que exploten su potencial. Es muy importante que cada persona se sienta especial en su propio cuerpo, y que se maquille para resaltar algo o para sentirse más segura, no para crear una máscara. 

 

 

¿Y cómo lo hace?

 

—Por medio de mi ejemplo de vida. Yo no les digo: compren este plan de cambio de vida en cinco semanas. No, lo que yo les digo es: “Miren lo que yo estoy haciendo. Todo esto nació por tener mucho tiempo libre. Y si yo pude, que comencé de la nada, cualquier persona lo puede hacer”. No hay una fórmula secreta más allá del esfuerzo, el trabajo y la dedicación. Crecí en una sociedad que casi todo lo enfoca hacia los hombres. Y yo quisiera cambiar esto. Si alguna niña me escucha el mensaje de “Yo estudio, yo hago, yo valgo”, y le genera algo, me siento contenta. 

 

Ese ‘dar ejemplo’ viene como requisito del  territorio. Todas las estrellas de Youtube han construido sus canales y sus fanaticadas a través de una intimidad sin precedentes: el producto son ellos. Como me explicó Ómar Rincón, crítico de televisión y estudioso de los lenguajes audiovisuales: “Los youtubers abandonan la externalidad para hablar desde la intimidad; siempre hay un elemento de contacto con la audiencia, como si estuvieran compartiendo un pensamiento con un grupo de amigos. Eso genera comunidad porque crea una amistad de pensamiento. Pensamos, sentimos y reímos de la misma forma”. 

 

Para Galindo, esa exposición era natural. En su canal hay un video, por ejemplo, donde explica por qué decidió terminar una relación. “Lo difícil no fue exponerme, sino dejar de exponerme. Yo las sentía como mis amigas; les comentaba todo, sobre mis inseguridades, mi familia, mis relaciones. Pero, con el tiempo, me di cuenta de que la plataforma era demasiado grande, entendí que no todo el mundo se siente tan cercano, sino que viene solamente a juzgar. Entonces toca pensar qué cosas reservar”.

 

Su mamá cuenta que esa exposición, no solo de Galindo, sino de toda la familia, muchas veces no le ha parecido divertida. “En ocasiones me recibe con la cámara, aunque a mí no me gusta –dice–. Pero entiendo que todos los youtubers muestran absolutamente todo. A eso se expone quien se somete a la vida pública”. 

 

Con la atención viene el veneno que caracteriza a las secciones de comentarios en Internet. Hace poco, Galindo se volvió noticia nacional al publicar un video contando que sufrió de bulimia, un trastorno alimenticio que consiste en comer mucho y luego vomitar para evitar el aumento de peso. Uno de los motivos que la llevaron a eso fueron las constantes críticas y comentarios en su canal sobre su cuerpo.

 

Collage sin título (7)

Tenía 400.000 seguidores que me decían “gorda”, “flaca”, “narizona”, “ojona”, Eso para mí fue catastrófico.

 

El odio siempre está al acecho

 

La primera vez que hablé con Galindo fue varias semanas antes del video sobre su enfermedad, pero el tema del rechazo y los juicios en Internet ya era inevitable. 

 

—Recibo mucho odio todo el tiempo –me dijo en aquel entonces–. Entré a Youtube en  plena adolescencia. Es un periodo muy vulnerable porque la personalidad no está definida. Hay muchos cambios en el cuerpo que no te hacen sentir cómoda. Estar en una plataforma, donde tenía 400.000 seguidores que me decían “gorda”, “flaca”, “narizona”, “ojona”, me hacía sentir como el ser más anormal del mundo entero. Eso para mí fue catastrófico. 

 

En el video, Galindo cuenta cómo se obsesionó con su cuerpo, comía de todo y luego vomitaba; se aisló de su familia; leía blogs con contenido falso sobre la anorexia y la bulimia en Internet; y llegó a sentirse como “un costal de huesos”. La paradoja era trágica: su mayor sueño, tener un canal en Youtube, la estaba destruyendo. 

 

Gracias al apoyo de su mamá, a que escuchó a profesionales responsables y a la misma dedicación y disciplina que le han permitido obtener tanto éxito, hoy está mucho mejor. Pero sabe que hay muchas personas, sobre todo jóvenes en su audiencia, que están pasando por situaciones similares de matoneo y expectativas estéticas tóxicas, por lo que quiere aprovechar su cercanía con ellos para darles información que sea útil.

 

—Dudé hacer el video, porque desde el 2015 ya estoy mucho mejor –me contó una semana después de haberlo publicado–, pero pensé que, al estar en mi posición y teniendo en cuenta que no hay casi información en Internet, tenía la responsabilidad de hacerlo. Quería mostrar que nadie está exento de que algo como esto le suceda. 

 

Desde su publicación ha recibido más de mil correos de niñas que están pasando por situaciones similares. Todas le agradecen por darles una luz en medio de tanto odio. Ella sigue inspirada para dar ejemplo. “En el colegio me hacían mucho matoneo por ser la más grande del salón. Todo esto, si lo sabes llevar, te ayuda a volverte más fuerte”. 

 

Le pregunto: ¿Y qué mensaje le enviarías a todas las personas que se sienten desesperadas por los comentarios de los demás?

 

—Es muy importante que hables. Yo todo me lo dejaba guardado y, aunque uno a esa edad no lo cree, es muy útil tener alguien con experiencia, un adulto, un familiar, que le dé consejos. Los consejos de los amigos de 14 años no son los mejores para salir de situaciones así. 

 

_DMS2115

 

¿Qué sigue?

 

—Cuando era chiquita quería ser veterinaria. Cuando salí del colegio, quería ser diseñadora de modas. Entré a estudiar Negocios porque mi mamá me dijo que tenía que estudiar una carrera seria. Terminé en Youtube y haciendo mucho más de lo que jamás me imaginé porque me dejé guiar por una pasión. Entonces creo que lo tengo claro:  mientras uno siga experimentando y persiguiendo todo lo que le guste, arriesgándose a fracasar y viendo los obstáculos como aprendizajes, va a estar bien en la vida. Si todo lo que he logrado es gracias a que me lancé a hacer las cosas sin preocuparme demasiado, no veo por qué angustiarme por el futuro. 

 

A su mamá tampoco le preocupa su futuro. “Paula –me dice con esa voz de cariño y tranquilidad que tienen las madres orgullosas– entendió la fuerza que le da a uno hacer las cosas con amor. 

 

Collage sin título (8)

 

Producción: María Angélica Camacho

Asistente de producción: Juan David Zarama

Maquillaje: Enrique Trujillo / @trujillomaquille

Vestuario: Santa María

Leer mas: 

Leer más

Publicidad