Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Lo más lindo de ser afrocolombiano, según Herencia de Timbiquí

Herencia de Timbiquí
Su obra musical, en la que se destacan temas como Me declaro preso y Sabrás, es un legado viviente de la costa pacífica colombiana. 

Para Wilian Angulo y Begner Vásquez, integrantes de la agrupación Herencia de Timbiquí, es imposible concebir la vida lejos del Pacífico. Por eso todo lo que tocan y lo que cantan evoca el río, el mar, la marimba, los tambores y los paisajes de la selva caucana.  

 

Un pensamiento recurrente al mirarse al espejo.

W: Me cuestiono mucho cuando mi ego se pone por encima de las cosas. 

B: Tener conciencia de hasta dónde hemos llegado con el grupo.

 

Un mensaje para el presidente Santos.

W:  Que la gobernabilidad debe ir enfocada en visualizarnos como una nación que encuentra su gran valor en las diferencias culturales. 

B: Que en lo que le queda de gobierno trate de no ser como los demás presidentes. Que trabaje por la gente de Colombia. 

 

Y otro mensaje para los colombianos indiferentes.

W: La indiferencia ha sido nuestra aliada para que la corrupción se reproduzca.Tenemos que denunciar.

B: Que el país es de todos, que en la medida en que quieres algo, lo valoras y le aportas.

 

¿A quién le cree?

W: A los artistas,  a Jaime Garzón,  a Luis Carlos Galán y, sobre todo, a mis padres y a mi hija.

B: A los que trabajan conmigo.

 

¿Qué superpoderes tiene la gente del Pacífico?

W: Somos hospitalarios, trabajadores,  amables, emprendedores, cuidadores de la naturaleza.

B: La originalidad.

 

Una persona que lo haya marcado.

W: Mi hija.

B: Doña Zenobia, mi abuela paterna. 

 

Una salsa para cantar una y otra vez.

W: La rueda, de Franky Ruiz. 

B: Un alto en el camino, de Jairo Varela.

 

¿A qué le tiene miedo?

W: A los falsos...  son más peligrosos que quien te dispara. 

B: A incumplir. 

 

¿Para qué le sobra confianza?

W: Para decir lo que pienso y lo que siento.

B: Para escribir canciones. 

 

¿Qué es lo más lindo de ser afrocolombiano?

W: Ser parte de un país pluriétnico y multicultural.

B: La idiosincrasia, porque consideramos que la verdadera riqueza está en el espíritu.

 

¿Y lo más duro?

W: Que todavía creemos que un negro no puede ser candidato a la presidencia del país.

B: Que todavía nos vean como pobres.

 

¿Qué versos le hubiera gustado escribir?

W: Unos que toquen el coco de los políticos, los empresarios y los que tienen tanto poder. 

B: Ando buscando las palabras precisas para calar en la mentalidad del público.

 

¿Qué cambiaría de Colombia?

W: Su educación. Me gustaría que fuera obligatoria y de calidad.  

B: Su inequidad, ojalá que todos fuéramos tratados por igual. 

 

Lo más atrevido que ha hecho en la vida. 

W: Decirle una grosería a un señor mayor de mi pueblo (en mi pueblo los mayores son sagrados).

B: dedicarme al arte, es una aventura. 

 

Una canción que haya dedicado.

W: Te amo, se la escribí a mi hija.

B: Madrecita ideal, de Julio Jaramillo, y Cascarrabias, de Alci Acosta. 

 

¿Qué ha perdido y no ha vuelto a recuperar?

W: La sensación que da el primer amor.

B: La inocencia. 

 

Para un lector que todavía no haya oído una canción de Herencia ¿qué tema le sugerirían, para empezar?

W: Vive a tu manera.

B: Te invito, porque atrapa a cualquiera.

 

¿En qué ha gastado mucho dinero?

W: En pagar el arriendo. 

B: En mi salud, sufro mucho de rinitis. 

 

Una deuda pendiente.

W: Al banco le debo un préstamo para montar una empresa en Bogotá.

B: Regalarle una casa a mi mamá. 

 

Un talento que le hubiera gustado tener.

W: Jugar fútbol como Cristiano y Messi.

B: Talento para el canto.

 

¿Qué le gusta de Cali, la ciudad que los adoptó?

W: La calidad de su gente y su interracialidad.

B: El ambiente de pueblo. El calor y la rumba.

 

¿Para dónde va Herencia?

W: Queremos viralizar la música colombiana en el mundo.

B: Hacia una transformación social desde la música del Pacífico. 

 

¿Negro, moreno o niche? 

W: Ya sé que soy negro, no necesito que nadie me lo diga. 

B: Me da igual, me gusta más que me digan negro. Uno sabe cuándo se lo dicen bien y mal.

 

 

Foto: Daniel Álvarez.

Leer mas: 

Leer más

Publicidad