Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Catas de miel a la colombiana

catas de miel
Este dulcísimo plan se impone en Latinoamérica y llegó a nuestro país con ganas.

Por: María Alejandra Castaño.

 

Aunque existen diferentes tipos de miel, todos son producidos por la misma abeja. Lo que cambia es la colmena, la flor de la cual se extrae el néctar y los minerales del suelo en el que crece. Todos estos factores influyen en que el color y el aroma de la miel cambien. Esta fue la primera lección de una cata mielera en el mercado orgánico Baum, en el barrio Cedritos, en Bogotá. Una experiencia inusual que cada vez cobra más fuerza en Latinoamérica y de la que Colombia no se queda atrás.  

 

Sobre una mesa blanca estaban exhibidos varios tipos de miel. El color era la característica que a simple vista los diferenciaba. Antes de comenzar, Manfred Reimert, el experto que lideró la cata, explicó la importancia de la iluminación y del entorno a la hora de probar ese néctar exquisito. Hay que evitar que los sentidos se dispersen para difrutarlo más.

 

494387698

Es falso que cuando la miel se cristaliza se daña. La cristalización solo afecta la apariencia, pero no su valor nutricional.

 

En medio de un ameno relato sobre la historia de este producto natural, que tiene numerosas  propiedades para la salud, probamos el sabor de la miel que surge de la laboriosidad de una colmena de abejas europeas (apis melífera). “La miel ha sido reconocida desde los orígenes del hombre –contaba Reimert–.En 1992 fueron encontradas en la tumba del faraón Tutankamón varias vasijas con aceites, vinos y miel. El único producto que todavía era comestible, porque se encontraba en perfectas condiciones después de 33 siglos, era la miel”. 

 

Y es que sus beneficios fueron aprovechados en diferentes épocas y comunidades. Los incas y los aztecas, por ejemplo, la utilizaban en rituales y ceremonias de purificación. Se dice que cuando Alejandro Magno murió en Babilonia fue trasladado hasta Macedonia en un recipiente lleno de miel y el cadáver se conservó intacto. Anécdotas que relató Manfred mientras repartía entre los asistentes tres palitos de paleta con los que haríamos la degustación, a medida que nuestro guía nos llevaba por un viaje entre los mitos de ese producto que todos conocemos pero del cual poco sabemos.  

 

Para empezar, aseguró, es falso que cuando la miel se cristaliza se daña. La cristalización solo afecta la apariencia, pero no su valor nutricional. Pasa de un estado físico a otro, como el agua cuando se congela. Tampoco es cierto que sea más dulce si está oscura, el color depende de la flor de la cual proviene.  

 

Baum  - Mercado y recetas

Estas mieles se pueden conseguir en el mercado Baum, ubicado en la calle 142 # 16A-18.

 

Otra creencia errada es que se vuelva tóxica cuando se calienta. Aunque puede perder algunos de sus valores nutricionales no es dañina para el cuerpo. Tampoco hay que refrigerarla después de abrirla. Si se mantiene tapada y no se expone de manera directa al sol, es posible conservarla en perfecto estado por un buen tiempo. 

 

Catamos la miel de cinco regiones de Colombia. Todas con sabores y aromas únicos. Para probarlas, se tomaba una pequeña cantidad en el palito y se llevaba a la boca. Luego,  se dejaba fundir lentamente con la saliva hasta alcanzar la temperatura ideal para liberar los aromas, que se captan por la vía retronasal (cuando el olor llega por la boca).

 

cata

Leer mas: 

Leer más

Publicidad