Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Receta del día: pescado en salsa de pimentón, miel y ají

Por: 
Juanita Umaña
¡Dulce y salado! Comienza la semana con esta deliciosa receta.

Ingredientes

 

 -4 filetes de pescado (corvina, mero, tilapia, etc.) de 200 gr cada uno.

- ½ taza de vino blanco.

- 1 cucharada de aceite de oliva.

- 1 cucharadita de ajo finamente picado.

- 2 cucharadas de cilantro picado.

- Sal y pimienta al gusto.

- 2 cucharadas de aceite de canola.

 

Para la salsa de pimentón, miel y ají costeño:

 

- 2 pimentones rojos.

- 2 cucharaditas de aceite de oliva.

- 1/4 taza de caldo de pollo.

- 1 ají costeño (dulce) sin semillas cortado en pedazos pequeños.

- 1 y ½ cucharada de miel.

- Sal y pimienta.

 

Preparación

 

Caliente el horno a 200ºc o 400ºF

 

Marinar

En una vasija mezcle el vino, el aceite, el ajo y el cilantro. Salpimiente el pescado y marine por 30 minutos.

 

Pimentón

Para hacer los pimentones póngalos en una lata para hornear. Sobre la piel, unte ligeramente sal y pimienta. Hornee los pimentones hasta que su piel tome un color oscuro. Guárdelos entre una bolsa para que el vapor vaya despegando la piel quemada. Cuando estén tibios, retire la piel y quite las membranas blancas internas y sus semillas. 

 

Mezclar

En el vaso de la licuadora ponga los pimentones, el caldo, la miel y el ají. Licue hasta obtener una mezcla homogénea. Cuele y vierta en una sartén. Caliente la salsa y condimente con sal y pimenta.

 

Freír

En una sartén, caliente el aceite y derrita la mantequilla. Fría el pescado, tres minutos por cada lado. Vierta  2 cucharadas de la salsa en el plato y ponga el pescado al lado de la salsa. Acompañe con los buñuelos.

 

Notas de cocina

 

1. La miel tiende a cristalizarse y para que tenga nuevamente su consistencia suave solo tiene que poner el frasco entre agua caliente. Revuelva ocasionalmente hasta que los cristales se hayan disuelto. En algunas ocasiones tenemos que mezclar la miel con otros líquidos. Para que la mezcla sea uniforme, caliente un poco la miel.

 

2. La vinagreta de maracuyá les da un toque especial a las ensaladas con pollo o cerdo. A continuación la receta. Licúe 9 cucharadas de aceite de oliva, ½ taza de jugo de maracuyá sin dulce y de 2 a 3 cucharaditas de miel. Vierta en una vasija y añada 1 y ½ cucharaditas de hierbabuena picada, sal y pimenta. Se puede hacer con un día de anterioridad.

 

Para los buñuelos de arracacha:

 

24 unidades

 

Ingredientes

 

- 2 lb de arracacha pelada y cortada en pedazos medianos.

- 1 hoja de laurel.

- 1 tallo de cebolla larga.

- 1 y ½ cucharada de suero costeño.

- 4 cucharadas de queso paipa.

- Sal y ají al gusto.

 

Para el apanado:

 

- 1 taza de harina.

- 2 huevos ligeramente batidos.

- 3 tazas de miga de pan gruesa.

- Aceite para freír.

 

Preparación

 

En una olla  con agua agregue la arracacha con una hoja de laurel, la cebolla larga y la sal. Cocine hasta que la arracacha esté blanda. Cuele. Ponga la arracacha en una prensa  y obtenga un puré suave. Añada el suero costeño, el queso, la sal y el ají al gusto. Con las manos enharinadas forme unos buñuelos pequeños (que pese cada uno 25 gr). Espolvoree sobre ellos la harina. Bañe cada buñuelo con el huevo batido y cubra totalmente con la miga de pan. Guárdelos en congelación por lo menos un día. Caliente aceite en una olla profunda y fría hasta que los buñuelos tomen un color dorado.

 

Notas de cocina

 

Una de las cosas mas deliciosas son los buñuelos típicos de nuestra cocina colombiana. Fáciles de hacer y versátiles. Elabore bastantes y consérvelos en congelación. Son deliciosos solos, para picar o como entrada, servidos con ají casero. También sírvalos como acompañantes en diferentes preparaciones, como es el caso de un pollo al horno o una carne a la brasa. 

 

La miel

 

Fue una de las primeras fuentes de energía, calorías y dulzura del ser humano. Desde la prehistoria se ha aprovechado este manjar, no solo por sus propiedades alimenticias sino por sus características medicinales. Es un alimento natural que se reconoce por su consistencia  viscosa, su perfume y su versatilidad. Su color y sabor dependen de la flor de donde las abejas extraen su néctar. La del azahar tiene un sabor suave, la del tomillo es aromática y la del café es densa y oscura. Se usa para endulzar jugos, para esparcir sobre pancakes, en salsas y a manera de conservante.

 

 

Fotos: David Schwarz.

Leer mas: 

Leer más

Publicidad