Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

“El Método Madre Canguro debe conocerse como un aporte de Colombia al mundo”: Nathalie Charpak

Por: 
Diana Franco
Nathalie Charpak
La pediatra francesa ha dedicado su vida a demostrar científicamente los beneficios de este procedimiento, creado en el país en 1978.

Hacia finales de los años 70, el doctor Edgar Rey Sanabria, en ese entonces director del departamento de recién nacidos del Hospital Materno Infantil, se inspiró en la fisiología de los canguros para crear un método que les permitiera a los bebés prematuros seguirse desarrollando sobre la piel de su madre. Los resultados fueron casi mágicos: se estabilizó la frecuencia cardiaca de los niños, aumentó su peso y mejoró su maduración cerebral. La técnica fue llamada 'Madre Canguro'. 

 

Nueve años después, una pediatra francesa llegó a Colombia persiguiendo un amor y se encontró con la gran aventura de su vida. Se enamoró del método creado por el doctor Rey y se dedicó en cuerpo y alma a poner sobre la mesa las evidencias científicas que prueban ante el mundo su eficacia. 

 

En 1994 creó la Fundación Mamá Canguro, de la cual es directora. Junto a su equipo, ha trabajado incansablemente en el perfeccionamiento y difusión de este programa que –no se cansa de repetirlo– es colombiano. Tan colombiano como ella que, desde hace cinco años, viaja con la nacionalidad de nuestro país bajo el brazo.  

 

 

Nathalie-Charpak

"Siguen encontrando resistencia hacia la implementación del método", Charpak.

 

¿Cómo nació el Método Madre Canguro?

 

A finales de los años 70, en el Hospital Materno Infantil de Bogotá se registraban cerca de 30.000 partos al año, de los cuales el 15% eran bebés prematuros o con bajo peso al nacer. Por más incubadoras que se tuvieran, nunca iban a ser suficientes. Esa situación obligaba a poner hasta tres bebés en una incubadora, lo cual aumentaba las infecciones, la falta de leche materna debido al poco contacto con las madres, la poca ganancia de peso y la prolongación en el tiempo de hospitalización. El doctor Edgar Rey Sanabria, entonces director del departamento de recién nacidos de la institución, se cansó de esta situación. Él siempre dijo que había leído sobre la fisiología de los canguros y eso le dio la idea. Con sus residentes montó el Programa Canguro. Luego, este fue desarrollado durante años por el Doctor Héctor Martínez Gómez con la ayuda del Doctor Luis Navarrete Pérez. 

 

¿Por qué una pediatra francesa termina haciendo su vida en Colombia?

 

Vine a Colombia porque en Francia conocí un colombiano, el mismo con el que vivo hace muchos años. Yo llegué en 1987 para estar con él y me quedé. Validé mi diploma de pediatría, según las leyes colombianas, que en ese tiempo pedían hacer un rural. Lo hice en el programa Madre Canguro del Hospital Materno Infantil de Bogotá. Así empezó la aventura de mi vida.

 

¿Cómo comenzó su experiencia con el programa Madre Canguro?

 

Yo ya había escuchado del método Canguro en Francia, ocho años atrás. El trabajo que estos tres pioneros estaban realizando allí me impresionó; sin embargo, noté que el método aún era muy empírico, no había investigación y eso fue lo que yo entré a trabajar con un grupo con el que después, en 1994, creamos la Fundación Canguro. Nuestro objetivo era buscar fondos para evaluar científicamente el método y también recibir a gente del exterior que quisiera capacitarse.

 

¿Cómo define el método?

 

Madre Canguro es un método de cuidado del recién nacido prematuro y de bajo peso al nacer, que permite humanizar el cuidado al que se debe someter, que muchas veces es muy traumático, tanto para el bebé como para la mamá y la familia. Yo desearía encontrar la forma de ponerlo de vuelta en la barriga de su mamá, pero es algo imposible. Entonces me he dedicado a perfeccionar una forma de proteger su cerebro por el tiempo que le faltó para nacer, y qué mejor lugar que ese donde puede sentir el olor, la voz, los movimientos y los latidos del corazón del entorno donde se estuvo desarrollando, para que el cerebro pueda seguir conectándose. Se trata de mejorar el futuro de estos niños que, por su condición, van a tener más riesgos de tener problemas cognitivos, neurológicos, de integración social, de coordinación...

 

mamá-canguro

 

¿Cuáles son los beneficios que trae al bebé prematuro?

 

Algunos de los beneficios físicos que han sido probados en diversos estudios son: la regulación térmica, la estabilidad en la respiración y la frecuencia cardiaca, el sueño profundo, el aumento de peso y la mejora en la maduración cerebral.  Pero los efectos también se dan a largo plazo. Hicimos un estudio en el que nos dimos a la tarea de encontrar a esos pequeños que habían sido tratados con el método hace 20 años. Fue un trabajo de Sherlock Holmes, donde buscamos a los participantes por todos los medios posibles: Twitter, Facebook, Radio, Televisión, registros viejos, visitas domiciliarias... Y logramos recuperar el 70% de la muestra. Les hicimos todos los exámenes posibles y los resultados que obtuvimos fueron: la disminución de la hiperactividad, la reducción en la conducta antisocial, el involucramiento de los papás en su crianza, la rebaja de los divorcios y el aumento de la integración familiar. Además, los bebés más frágiles, que pudieron sufrir algún daño, tuvieron un coeficiente intelectual más alto que los que no fueron cargados. Estas conclusiones fueron publicadas en una de las revistas de pediatría más importantes del mundo. Tuvo mucho eco en el exterior. 

 

Entonces, los beneficios no solo son para los bebés.

 

Exacto, no solamente se relacionan con el desarrollo del niño. Cuando las mamás tienen a sus hijos prematuros, pueden llegar a sentirse culpables porque no lograron tener un embarazo a término. Ver a sus bebés tan chiquitos, sufriendo, con intravenosas, es algo muy duro para ellas. Hacer Canguro es una forma de que la mamá se sienta más competente, empoderada sobre su propia maternidad. Además, también se ha comprobado que las mamás Canguro tienen menos probabilidades de sufrir depresión posparto. 

 

¿Las mamás aceptan cargar a sus bebés sin vacilar?

 

Nunca hemos visto mamás que no quieran hacerlo. Ellas quieren lo mejor para el bebé y están dispuestas a todo. Alguna vez una madre en España me dijo que, con el Método Canguro, una mujer pasa de preocuparse a ocuparse y eso es muy cierto, porque en estos casos es la mamá la que saca adelante a su hijo. Imagínate, a una mujer le sacan a su bebé antes de tiempo, sin tener certeza de si vivirá o no, ella se siente completamente vacía. Si le dan la oportunidad de poder cargarlo y aportarle el calor que necesita, de alimentarlo cuando lo requiera, poder participar del bienestar del bebé, lo va a hacer sin pensarlo. Los papás nunca son un problema. 

 

¿Y los papás? ¿Ellos también se le miden a hacer Canguro?

 

El efecto del Canguro en el papá es increíble. En muchos países machistas, como los de África, cuando los papás no están muy convencidos solo que hay poner a los bebés sobre sobre ellos y ganaste. Recuerdo una campesina de Cundinamarca a la que le pregunté si tenía ayuda en la casa y me dijo que el esposo regresaba más temprano del trabajo, solo para cargar a su bebé. A ellos les genera una ternura paternal increíble. Cuando convencerlos es un poco más difícil, yo menciono un viejo artículo que alguna vez leí, en donde se demostraba que la piel del papá es más caliente por un grado que la piel de la mamá, debido a la testosterona. Yo les digo que, al ser su piel más caliente, va a ser mucho más eficaz el método. Es gracioso, porque al tener la sensación de poder aportar, no lo dudan. También está demostrado que cuando el papá carga a su hijo, se involucra más en el primer año del niño, compra más juguetes y está más presente a lo largo de su vida. 

 

Uno pensaría que si el Método Canguro trae tantos beneficios, ya debería estar implementado en todo el mundo. Sin embargo, a pesar de la evidencia científica, sigue habiendo resistencia. ¿Por qué?

 

A pesar de que hemos capacitado más de 70 equipos de 30 países, seguimos encontrando resistencia hacia la implementación del método. Lo que descubrimos son dos cosas: la primera es que implica un cambio grande para los profesionales de la salud. Cambian muchos protocolos, ya que hay que dejar entrar a los papás las 24 horas del día, se deben poner sillas cómodas para que puedan alzar a los bebés y es necesario usar una faja para mantener al niño en buena posición, entre otros. En segundo lugar, es problemático porque significa, de alguna manera, una pérdida de poder de mis colegas, porque los papás se convierten en los protagonistas del cuidado de sus hijos. Por esta  razón, debes formarlos correctamente para que puedan cargarlos y alimentarlos y, posteriormente, permitirles el regreso a sus casas para que continúen el proceso desde allá.  

 

¿Cómo acogen este método en los diferentes países?

 

Los países con baja mortalidad infantil son los que han implementado de forma más completa el método. Los nórdicos son un gran ejemplo. Suecia, Dinamarca y Noruega han implementado el método en todas sus unidades de recién nacidos. A mí me gusta tomar fotos de estos centros y mostrarlas alrededor del mundo para que las personas entiendan que el Método Canguro no es la alternativa del pobre, donde no hay suficientes incubadoras. Mucha gente piensa: “Tú quieres que implemente el método porque no tienes incubadora”, entonces, toca repetir 100 veces el mismo discurso, mostrarles las evidencias para que entiendan. Es una barrera dura, incluso hay personas que me preguntan: “¿En Colombia tienen incubadoras?”. Es pura ignorancia. Seguimos luchando y no hemos acabado, eso es lo peor.

 

prematuro 5 con oxigeno

Se ha comprobado que las mamás Canguro tienen menos probabilidades de sufrir depresión posparto. 
 

 

¿Y cómo es percibido en países donde la cultura machista suele ser más fuerte?

 

Existen algunos problemas en países como India, donde ven a la mamá solo como una piel que ayuda a la regulación térmica del bebé y un seno para la lactancia materna. Es una gran dificultad que no se tomen el tiempo de enseñarles el método a ella y a la familia, como si no quisieran creer en sus capacidades naturales para hacerse cargo de sus bebés. En países de África del Norte, como Egipto, tenemos un problema de otra índole. Es difícil lograr que el papá participe, pero por la resistencia que muestran las mujeres. Una de ellas me dijo una vez: “¿Usted no entiende que la maternidad y este periodo con el niño es la única cosa que tenemos, que es solo de nosotras? Y usted pretende que introduzcamos al hombre aquí”. Se trata de una postura que nos obliga a replantear el discurso con el que intentamos llegar a estas culturas. 

 

Al tratarse de un método que no implica tecnología ¿es posible que no sea un negocio rentable para ciertos sectores?

 

R: Por supuesto. La gente no percibe el método como una tecnología. Si yo estuviera promocionando una droga con el mismo efecto que el Método Canguro, ya hace mucho tiempo que todo el mundo la utilizaría. Yo empecé una de mis presentaciones diciendo: “Vengo a vender una nueva incubadora, hipertecnológica, que funciona sin electricidad, se limpia sola, está todo el tiempo disponible y tiene toda la batería antiestrés: se trata de una mamá”. El público se sorprendió. Pero es que es la verdad, una mamá es la tecnología más sofisticada y calificada para cuidar de un bebé. Pero hay algo que quiero aclarar, el Canguro no reemplaza la neonatología, porque no te va a tratar una infección, no te va a tratar una ictericia, si el niño no logra respirar va a permitir que mejore, pero no lo va a curar, toca ayudarlo. Es muy importante que en el discurso se explique que el método es un complemento muy importante, pero no reemplaza. Hay lugar para el Canguro y para las incubadoras, el desarrollo implica tener los dos. Pero sí hay que empezar el Canguro tan pronto como se pueda y por el tiempo que se necesite.

 

¿El Programa Canguro es recomendado solo para bebés prematuros o puede tener beneficios para los bebés, en general?

 

Yo siempre he luchado para que se aplique en niños prematuros y de bajo peso al nacer, porque ellos necesitan la termorregulación y, finalmente, esa es la razón de su creación. Sin embargo, hay estudios, sobretodo en Estados Unidos, que muestran que los niños que nacen en el tiempo adecuado pueden recibir parte de los beneficios. Por supuesto, ellos no van a permanecer cargados varias semanas, las 24 horas al día, porque no sería necesario, y tampoco ellos se dejarían, pues se pondrían muy inquietos. Pero si tú los cargas mientras duermen, durante los primeros 10 días después del parto, la mamá  producirá más leche y durante más tiempo, y el niño va a engordar mejor. 

 

¿Esta técnica es reconocida internacionalmente como colombiana?

 

Cuando el programa empezó a mostrar eficacia, hubo tres países que quisieron reclamar el método como suyo: África del Sur, Estonia y Brasil. Yo sabía que era colombiano porque conocí a los pioneros que lo hicieron posible, pero para mí era muy importante que se reconociera como una creación colombiana. Eso se resolvió cuando la Organización Mundial de la Salud publicó, en el 2013, la Guía Práctica del Método Madre Canguro, de la cual hicimos parte. Cuando salió esta guía se reconoció el origen histórico del método. Eso fue algo muy importante para nosotros. En el exterior asocian el programa a Colombia, las personas han reconocido el trabajo que hemos hecho. Mi gran meta era la difusión del programa como un aporte de Colombia al mundo. Soy colombiana hace cinco años, elegí ser colombiana y me da gusto mostrar que este país tiene otros aspectos que vale la pena conocer.

 

Usted es hija de George Charpak, ganador del Premio Nobel de Física en 1992. ¿Cómo fue tener en casa a un premio nobel?

 

Bueno, cuando mi padre ganó el Premio Nobel de física yo ya vivía en Colombia. Sin embargo, él y yo éramos muy cercanos. Yo era su única hija y él vino mucho a visitarme. Él siempre me apoyó y buscó la manera de ayudarme a buscar fondos para mi investigación. Mi padre fue un cangurólogo experto. En el Materno Infantil habíamos creado una microempresa donde vendíamos lo que llamábamos unas ‘corbatas Canguro’ para recolectar fondos. Yo le pasaba corbatas a mi papá y él en todas las cenas y eventos que tenía iba y las vendía. Todo ese dinero iba a la microempresa. El participó mucho. Pero algo que siempre me recalcó era que no podía solo creer, debía tener evidencias para poder mostrar que el método funcionaba. En eso me influenció mucho. Yo diría que fue un buen embajador del Programa Canguro ante el mundo. 

 

Fotos: Daniel Álvarez - cortesía Fundación Canguro. 

Leer mas: 

Leer más

Publicidad