Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

¿Cómo tener un armario responsable con el medio ambiente?

Por: 
Redacción Cromos
Armario sostenible
Pon en práctica este decálogo y no te prives a la hora de disfrutar de la moda. Pero una moda más amigable con el planeta.

Los recursos son limitados y esa es una verdad que ni siquiera los fashionistas y la industria de la moda pueden ignorar. El fast-fashion aunque ha demostrado ser rentable, amenaza con ser un detractor del medio ambiente. Este modelo de producción que pone a la venta, en tiempo récord y a bajo costo, ropa que responde a las últimas tendencias de las grandes pasarelas del mundo, ha incrementado el consumo de ropa de manera vertiginosa pero también su consumo, convertido a la industria de la moda en la segunda más contaminante del planeta. “Tanto el proceso de fabricación como de descomposición de las prendas, generan cantidades inimaginables de residuos. Además, algunas fibras tardan años en descomponerse. Por ese motivo, varias organizaciones en todo el mundo, comienzan a desarrollar sistemas de control y certificación para identificar a marcas que fabrican de un modo responsable”, explica Ana Jiménez, country manager de Trendier en Colombia. (Reciclar telas y desecho textil, la nueva tendencia mundial en diseño sostenible)

 

Si queremos poner nuestro granito de arena para mitigar el impacto que la industria está generando en el planeta, podemos empezar por nuestro clóset. Por eso, Jiménez nos comparte algunos prácticos consejos que te ayudarán a llevar un armario más amigable con el medio ambiente. 

 

Decálogo del armario sostenible

 

1. Analiza tu clóset. Haz un inventario de cuántas prendas y qué tipo de prendas posees. A veces no sabemos ni lo que tenemos. (Limpia y ordena tu armario en diez pasos)

 

2. Recuerda que menos siempre, es más. Es mejor tener poca ropa, pero de buena calidad.

 

3. Pon en práctica la regla de los 12 meses. Selecciona todo lo que no te has puesto en el último año y despréndete de eso. ¡Haz que fluya la energía en tu armario!

 

4. Los ojos de otros pueden ser muy útiles en esos casos. Muchas veces el apego no nos deja pensar con imparcialidad. Invita a una amiga y pídele que te ayude con tu plan détox.

 

5. Pon adelante las prendas que ya no usas y haz el ejercicio de usarlas durante 10 días. Si no ves el momento de usar esa prenda, hay que decirle adiós.

 

6. Es importante hacer espacio en tu clóset para que puedan entrar cosas nuevas. Y para generar un equilibrio te proponemos esta regla: por cada prenda nueva que entre, una debe salir.

 

7. Antes de comprar ropa vale la pena que evalúes la posibilidad de darle una segunda oportunidad tus prendas viejas. ¿Cómo? ¡renovándolas! Puedes cambiar botones, acortar un vestido, teñir alguna tela, agregar algún bordado... También es una alternativa pedir prestado a una amiga si es para una sola ocasión. (¡A reciclar el clóset!)

 

8. La palabra mágica: autocontrol. Compra con consciencia. Piensa qué uso le vas a dar a esa prenda y durante cuánto tiempo.

 

9. Elige con responsabilidad. La calidad generalmente es más respetuosa con el medio ambiente y significará una mejor inversión de tu dinero.

 

10. Compra ropa usada. Existen tiendas, páginas web o aplicaciones que resultan alternativas ideales a la hora de encontrar pequeños tesoros fashionistas. Será una buena forma de ahorrar dinero y alargar la vida de la ropa. “Comprar moda de segunda mano es, sin duda, una forma de consumo más responsable. Además, nos permite minimizar la inversión, encontrando marcas y prendas únicas en los clósets de otras mujeres, que, como nosotras, aman la moda y les gusta verse diferentes cada vez”, concluye Jiménez. (¡Comprar ropa usada está de moda!)

 

Foto: iStock.

Leer mas: 

Leer más

Publicidad