Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

"Los colores que más se parecen a nosotros, son la base de los tonos que más nos favorecen", Erika Acosta

Por: 
Gabriela Castro Rico
Esta paisa lleva 4 años con su marca de asesoría y estará el 26 de julio en el stand de Cromos en Colombiamoda, dando consejos de moda.

Inspirada en Coco Chanel, una de las mujeres más influyentes en la historia de la moda, luchadora, emprendedora y siempre elegante; desde hace siete años Erika Acosta, diseñadora gráfica de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Personal Shopper y Asesora de Imagen del Personal Shopper School de Madrid; decidió crear su propia marca de ropa femenina, Kierato. Después de tres años de trabajar con ella, quiso cambiar un poco el rumbo de su vida profesional y crear FASHION WORK, una empresa de servicios de asesoría de imagen y personal shopper, la cual dirige en la actualidad.

 

Fashion Work en Instagram

Fashion Work en Facebook
 

 

Su pasión por la moda y la asesoría la descubrió durante su adolescencia, “desde los 12 años ya me estaba preparando sin saberlo, mis amigas y familiares siempre me pedían que los acompañara a comprar ropa. Me encantaba ayudarlos y aconsejarlos con lo que les favorecía o no. También fui modelo durante varios años, así que la moda ha sido una parte importante en mi vida”, confiesa Acosta.

 

La fascinación por transformar la vida de los demás, acompañar, ver sus cambios, impactar positivamente en todas las áreas como la imagen, el trabajo, las relaciones interpersonales, la seguridad y la autoestima son su motivación diaria. Todo esto lo logra enseñándoles a llegar a un mejor autoconocimiento desde el interior hacia el exterior porque como dicen por ahí sentirse bien por dentro, es verse bien por fuera.

 

Es una búsqueda contínua que tenemos los seres humanos en medio de un mundo competitivo, ser diferentes y tener un sello personal nos ayuda a la hora de generar más credibilidad, concretar negocios y comunicar asertivamente lo que queremos. No se trata de cambiar lo que somos, si no de explotar nuestras cualidades. Por esa razón, le pedimos a Erika una pequeña asesoría, qué seguro te servirá:

 

Cinco cosas claves para vestirse bien

1. La primera clave y más importante es conocerse. Para esto, uno de los puntos fundamentales es identificar el tipo de cuerpo que tenemos, para poder elegir las siluetas y prendas adecuadas según nuestra figura y así resaltar nuestros puntos fuertes.

 

2. Identificar los colores que más nos favorecen, no todos los colores nos sientan bien. Según el tono de piel, ojos y pelo existe una gama de colores que nos hacen ver radiantes y suavizan nuestras líneas de expresión haciéndonos ver joviales y, por el contrario, existen otros tonos que nos apagan, resaltan las líneas de expresión, lo cual nos puede hacer ver mayores, cansados o inclusive enfermos.

 

 

3. Reconocer nuestro estilo según nuestra personalidad. Muchas veces las personas solo se visten por moda o por seguir las tendencias y esto no es lo mismo que tener estilo. El estilo es único y está ligado a nuestra personalidad y nuestros gustos, cuando lo identificamos, podemos potenciar nuestro sello propio, sin tener que copiar a nadie.

 

 

4. El buen gusto radica en buscar equilibrio. Aprender a editarse es fundamental; es decir, no saturarse de elementos o vestirse recargado, lo ideal es llevar máximo 2 o 3 puntos de atención en el look.  

 

 

5. Vestirse según el clima, lugar y ocasión. No es lo mismo vestirse para el frío o el calor, como tampoco vestirse para el trabajo o el fin de semana, o vestirse para una boda o para salir a bailar en la noche. Es un error muy común que las personas no siguen códigos de vestuario o del buen vestir y se pueden ver fuera de lugar, como por ejemplo usar tacones en un picnic o en la playa o llevar escotes y minifaldas en el trabajo.   

 

 

Tipos-de-Cuerpos

 

 

Según el tipo de cuerpo, ¿qué prendas se deben usar y cuáles definitivamente se deben sacar del clóset?

Existen diferentes tipos de cuerpo en hombres y mujeres, como lo son el triángulo (pera), triángulo invertido, ovalado, rectángulo reloj de arena en mujeres y trapecio en hombres. Al conocer nuestro tipo de cuerpo, será más fácil elegir las prendas. 

 

Una clave básica para vestir el cuerpo, es resaltar y llevar la atención a las áreas más delgadas del cuerpo, por medio de colores claros, vivos, estampados o accesorios llamativos, entre otros. Y por el contrario, neutralizar o disimular las zonas con más volumen a través de colores oscuros, telas sueltas que no se ajusten al cuerpo y todo lo que genere verticalidad, como líneas, entre otros.

  
Según el tono de piel, el color del pelo y los ojos, ¿qué colores deben usarse?

 

Al realizarle un estudio de color a cada persona, se puede determinar cuáles son los colores que más le favorecen. Una clave para esto, es que los colores que nos sientan bien siempre serán los que más se parezcan a nosotros, es decir el color de nuestros ojos, pelo y piel, son la base de los tonos que más nos favorecen. Esto puede ser algo contrario a lo que la mayoría de personas piensan.  

 

Para realizar el estudio, hablamos de dos teorías: la teoría estacionaria donde las personas se clasifican según las estaciones del año: otoño, primavera, verano e invierno, como también hablamos de la teoría tonal, la más profesional; que se divide en tres dimensiones: la temperatura del color de una persona, que puede ser cálida o fría, incluso neutra, como también si la persona es luminosa o profunda o si la persona es de alto contraste o bajo contraste, es decir, brillante o suave. 

 

La dimensión más común y fácil de determinar es la temperatura de color. Cuando hablamos de las personas cálidas, estas tienen la piel con un subtono amarilloso, las venas se ven verdosas y pueden ser de piel muy blanca o morena, las morenas se suelen broncear muy fácil. Los ojos pueden ser marrones, miel, avellana, verdes o azul turquesa y el pelo desde el castaño oscuro hasta el rubio dorado. A estas personas les favorecen los tonos cálidos, es decir todos los tonos que tienen más contenido de amarillo, como el dorado, los tonos tierras, mostaza, naranja, coral, rojo vivo, verde militar, verde manzana, oliva y el azul turquesa

 

Las personas frías por su parte tienen la piel con un subtono rosado o azulado, incluso puede ser verdoso o grisoso, las venas se ven más azuladas o moradas y también pueden ser muy blancas o negras. Los ojos pueden ser marrón oscuro casi negro, marrón rojizo, grises o azules profundo y el pelo desde el negro azabache hasta el rubio cenizo. A esta personas les favorecen los tonos fríos, es decir los que tienen más contenido de azul como toda la gama de azules y modados, los rosas, el fucsia, negro, gris y plateado

 

Según el clima, ¿también hay prendas y colores que se deben o no usar?

Si, según el clima las telas, prendas y complementos cambian. En el calor las telas más adecuadas son vaporosas como el algodón, las viscosas, linos, sedas y chifones, y las prendas serán más ligeras y destapadas como vestidos y faldas en las mujeres. Los zapatos igualmente serán más descubiertos como las sandalias en mujeres y mocasines en los hombres. 

 

En el frío por el contrario las telas son más gruesas y pesadas como la lana, el paño, el corduroy y algodones gruesos. Las prendas serán más abrigadas, fundamentales las chaquetas, blazers, abrigos, pantalones y zapatos completamente cerrados en hombres y mujeres como las botas o botines.

 

En cuanto a colores no es una regla, pero el clima determina muchas veces que la gente use ciertos colores. Algunos colores pueden recoger más calor como es el caso de los tonos oscuros, específicamente el negro, que en el calor extremo no es el color más adecuado, pero sí lo es en el frío. O los tonos claros como el blanco o los pasteles que en el calor son ideales más que en el frío ya que si llueve serán colores que se ensuciarán rápidamente.

 

Foto: Cortesía.

Leer mas: 

Leer más

Publicidad