Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

El Amazonas, una selva hechicera

Por: 
Redacción Cromos
La magia de su exotismo se te clava en el espíritu y tu concepción del mundo y de la vida se transforma para siempre.

Hay un lugar donde lo extraordinario es cosa de todos los días. Quien visita la selva del Amazonas ve árboles que tocan el cielo, plantas que curan los males del cuerpo y de la mente, kilómetros de belleza natural que oxigenan la mirada, ríos tan amplios que parecen mares, atardeceres que ralentizan el espíritu y dan la impresión de poner en pausa la vida. Leticia, en medio del Amazonas colombiano, está llena de tesoros intangibles cuyo brillo solo se percibe allá, frente a ellos. Nadie se escapa de los encantos de esta tierra que aparece en  los listados como uno de los 10 destinos de América que hay que conocer. 

 

Hay planes para los gustos más variados. La excursión por el río Amazonas, el más caudaloso del mundo, es un plan obligado para todos. Tiene la quinta parte del agua dulce del planeta y ayuda a dimensionar nuestro tamaño en el ancho mundo. Dejarse llevar por su corriente implica tocar el paraíso, no ese de arena blanca y mares cristalinos que nos han vendido las agencias de viajes, sino uno que conduce a la paz interior. 

 

Para los amantes de los animales, se debe comenzar por la Isla de los micos, que roban bananos y sonrisas. Los caracteriza una amigable picardía que asegura fotos memorables.  

 

504531534

El río Amazonas tiene  más agua que el Nilo (África), el Yangtsé (Asia) y el Misisipi (Norteamérica) juntos.

 

Quienes disfrutan la historia, la cultura y la antropología podrán conocer indígenas nukak, yagua, huitoto, ticuna, tucano, kamsá o inga. En su ambiente, donde se sienten seguras y a gusto, estas comunidades presentan sus costumbres y los turistas participan, si lo desean, en sus rituales de agradecimiento.   

 

Los que viajan en busca de turismo ecológico pueden visitar los Parques Nacionales Amacayacu, La Manigua y Cahuinarí, y los lagos Yahuarcacas, Sagrado Cocama y Tarapoto. También tienen la alternativa de ir al Parque Ecológico Mundo Amazónico, donde podrán hacer caminatas, asistir a una degustación en la Casa del té amazónico, pasear por el acuario e, incluso, conocer los juegos tradicionales de la región: el arco, la flecha y la cerbatana.   
Para terminar el recorrido, vale la pena visitar Puerto Nariño, donde podrán probar la gastronomía de la región. 

 

Fotos: iStock.
 

Leer mas: 

Leer más

Publicidad
Publicidad