Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

La marca de ropa sueca llegó pisando fuerte: alrededor de 3.000 personas hicieron fila para su apertura oficial al público.
H&M hizo la tarea juiciosamente. Anunció su llegada desde hace varios meses, invitó a un grupo de periodistas a Estocolmo para ir enamorándolos de sus secretos, mandó una lindísima invitación para la inauguración de la tienda en el centro comercial La Colina, ofreció un 25% de descuento durante la noche de apertura, el jueves 4 de mayo, y prometió bonos de hasta 600.000 pesos para los primeros clientes que llegaran el siguiente sábado. No tenía pierde, H&M llegaría con bombos y platillos y provocaría un leve 'temblor de tierra' durante su aterrizaje a Colombia. Y como si esto fuera poco, al abrir sus puertas, esperaba a sus invitados con calle de honor, champaña, dulces y una colección que confirma las razones detrás de la fama de la marca: sabe leer la mente del consumidor y darle en la vena del gusto con precios tan cómodos que seducen, incluso, más que la ropa misma. Así que H&M llegó pisando fuerte: alrededor de 3.000 personas hicieron fila para su apertura oficial al público.

Leer más