Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Carris Jones, la voz disonante del coro religioso de Gran Bretaña

Carris Jones
Por primera vez, en más de mil años de historia, una mujer integrará el más célebre del coro religioso.

 

Por: Juan Carlos Rincón Domínguez

(Corresponsal de Cromos en Londres)

 

El nombramiento de Carris Jones ha generado discordia: algunos consideran que es un logro de la igualdad de género, otros dicen que romperá la armonía del coro. 

 

Carris Jones lleva ocho años cantando profesionalmente y luego de superar varias rondas de audiciones fue elegida por decisión unánime para integrar el Coro de la Catedral de San Pablo, históricamente masculino.

 

El Director musical del afamado ensemble, Andrew Carwood, se declaró encantado de su llegada al coro y destacó que Carris “ha sobresalido como cantante con una hermosa voz que tiene poder y lirismo”.

 
La mezzo soprano de 35 años, quien integraba la Coral del “London Oratory”, una de las más distinguidas y antiguas (1863) de la Iglesia Católica en Gran Bretaña, expresó su felicidad por el nombramiento explicando que cantar en San Pablo era su ambición desde niña. 

 
“Me siento increíblemente afortunada de unirme a un grupo de músicos tan amables y talentosos. Se siente maravilloso y me siento honrada”, dijo.

 
Su designación fue exaltada por el medio musical pero una semana después, precisamente el Día Internacional de la Mujer, uno de los más afamados directores británicos de coro, Grayston Burgess, afirmó que era simplemente una decisión “políticamente correcta” que no consideró la cuestión polifónica y “desbalanceará el sonido” del famoso coro de varones de la Catedral.

 
El Coro de la Catedral de San Pablo lo integran actualmente 26 niños coristas, 8 aprendices y 12 vicarios de coro que son los cantantes adultos profesionales que realizan las voces de Alto, Tenor y Bajo. 

 
Burgess, contratenor y creador y fundador del Purcell Consort de voces en 1963, dijo que la escogencia de Carris Jones “no tiene nada que ver con el conocimiento musical. No tiene sentido introducir una mujer en un coro tradicional masculino. Los niños hacen un sonido totalmente diferente al de un adulto cuando cantan y con su nombramiento, San Pablo ya no será un coro de chicos. Por qué están tratando de cambiar algo que ha existido por miles de años?”, se preguntó.

 

 

 

¿Talento o intervención divina? 

 

Carris Jones, nació en Surrey, al sureste de Inglaterra, pero pasó su niñez y adolescencia en el sureste asiático. Cursó historia en la Universidad de Cambridge y además fue estudiante de coro, lo que la llevó a definir su carrera musical.

 

Completó sus estudios de posgrado en la Real Academia de Música en Londres en 2008 y se ha destacado internacionalmente como cantante solista de ópera, recital y oratorio, y en presentaciones con los renombrados conjuntos vocales Stile Antico del cual es miembro fundador, Cambridge Singers, el Coro Tenebrae y el premiado Gabrieli Consort.

 

Dos veces nominada a los Premios Grammy, Jones también ha participado en las bandas sonoras para los filmes de Harry Potter y Hobbit, en los conciertos BBC Proms y en 2006 en el proyecto musical “Dowland lute” del cantante británico Sting, incluídos su álbum clásico “Sonidos desde el laberinto” y la gira “Laúd” por Australia.

 

Con este historial y experiencia, Carris Jones se presentó al exclusivo trabajo y ganó la convocatoria de la Catedral de San Pablo para vocalista de alto, que claramente señalaba que las candidaturas de mujeres serían consideradas. Hasta ese momento era una de las cuatro únicas catedrales anglicanas que no tenían mujeres coristas.

 

Andrew Carwood explicó que “la última ronda de audiciones fue de muy alto nivel y su nombramiento fue una decisión unánime”.

 

La cantante se unirá en el Coro a tres contratenores masculinos en la sección de alto o contralto.

 

Ello llevó al pronunciamiento disconforme de Grayston Burgess, sobre el efecto desequilibrante en el coro, el cual comparten varios músicos de la línea tradicional.

 

Pero la posición puede no tener que ver directamente con la igualdad de género e incluso la misma tradición histórica, sino que responde a un punto de vista musical que le corresponderá enfrentar a Andrew Carwood desde el 1 de septiembre cuando Carris Jones se integrará al coro, luego de dar a luz su segundo hijo en mayo próximo.

 

DSC09803

 

El Coro de la Catedral de San Pablo cantó en la boda del príncipe Carlos con Lady Di, en 1981.

 

Armonía musical vs. variedad polifónica

 

En un coro musical las mujeres realizan las voces superiores altas (sopranos) y las más bajas, más graves, son las llamadas contralto (alto en la música inglesa). Los hombres a su vez realizan las voces de tenores y bajos.

 

Pero la tradición musical italiana, y en las iglesias anglicana y católica es que el coro religioso está formado exclusivamente por voces masculinas, hombres y niños.

 

Hoy, el coro más antiguo e importante de la Iglesia Católica, el de la Capilla Sixtina en el Vaticano, no tiene mujeres. Lo forman 20 cantantes adultos (contraltos, tenores y bajos) y 35 niños cantores, sopranos y contraltos.

 

En términos de música religiosa se habla únicamente de sopranos y contraltos y en los hombres, de tenores y bajos. Entonces los adultos cantan tenor y bajo y los niños hacen las voces de soprano y alto.

 

A diferencia, por ejemplo de un cuarteto mixto tradicional (dos hombres y dos mujeres), en los coros religiosos masculinos cuando se requiere equiparar a las mujeres se recurre a niños de 7 hasta 12 años (llamados trebles en el coro anglicano) cuyas voces equivalen a la de una soprano. Los niños empiezan cantando como altos y después de la pubertad cuando se les quiebra la voz, se convierten en tenores y bajos.

 

El musicólogo colombiano Juan Carlos Jaramillo, explica que “si usted trae una voz femenina madura y redonda de una mujer adulta de 35 años y la pone a cantar sola en un coro masculino y con niños en su condición de alto o contralto, desde luego se nota”.

 

Grayston Burgess,quien fue corista en la Abadía de Westminster y en la Catedral primada de la iglesia anglicana en Canterbury, considera que la decisión de contratar de tiempo completo a Carris Jones, precisamente no tuvo en cuenta el aspecto musical y sus consecuencias y considera que “el próximo paso lógico sería nombrar otro alto femenino para equilibrar los dos lados del coro.

 

Y tiene sentido dado que Jones se unirá a tres contratenores masculinos en la sección de contralto del afamado coro.

 

Jaramillo, graduado en King’s College London, y productor de los famosos conciertos de verano de la BBC, “The Proms”, recuerda que “en otros coros de iglesias anglicanas en los que han recibido mujeres ellas empiezan a cantar con todas las voces, incluyendo los niños”.

 

Tradición histórica

 

Lo que ocurre hoy es que en muchos coros especializados de música religiosa, del renacimiento o del medioevo, se tienen varios tenores o varios contratenores que cantan en falsete, es decir, haciendo la voz de alto o de soprano, según el registro musical que puedan lograr.

 

El director del coro de San Pablo, Andrew Carwood, ha dicho que “espera que otras cantantes se sientan empoderadas por el nombramiento de Carris Jones, ya que es importante que las mujeres tengan una voz fuerte en la música de catedral”.

 

A su vez Jones afirma que “desde hace tiempo admiro la catedral como una organización que logra combinar la venerable tradición histórica con un lugar vital en la Londres del siglo XXI”.

 

Los cantos corales principales de la Catedral de San Pablo son los servicios diarios de la oración de la mañana y de la noche con las lecturas bíblicas del Libro de Oración Común, y la Eucaristía dominical cantada. 

 

Además de la rutina tradicional, realiza frecuentemente presentaciones y transmisiones, produce grabaciones aclamadas por la crítica musical y viaja por el mundo.

 

Ha participado en eventos nacionales notables como la boda del príncipe Carlos con Lady Diana Spencer en 1981 y las celebraciones del jubileo de diamante de la reina Isabel II en 2012.

 

Su tradición está garantizada por tres corales de talento, que realizan los cultos, conciertos y otros eventos: el Coro de la Catedral, el Consort de la Catedral (integrado por el Coro de Vicarios y un grupo de sopranos profesionales) para los servicios adicionales y eventos nocturnos en San Pablo, y el Coro aficionado que amplía el Coro principal en las ejecuciones anuales del Mesías de Handel y la Pasión de San Juan según Bach.

 

 

En sintonía con los tiempos modernos

 

Desde luego que el nombramiento de Carris Jones es un golpe de publicidad y una señal positiva de que estamos en tiempos modernos y no se quiere discriminar a las mujeres. Es una decisión políticamente correcta, pero el director tendrá que saber utilizar a la cantante para que su voz se integre lo mejor posible al coro, tal como un buen blend de whisky.

 

El musicólogo Jaramillo considera que el éxito no es sólo su participación sino que Andrew Carwood “consiga la armonía musical moderando la voz de Jones para que cante y se mezcle bien con las otras que no son de adultos y no distorsione, porque desde luego tiene potencial de sonar diferente”.

 

Igualmente el coro puede incluir otras voces adultas para que canten en falsete y al mezclarse funcione afinado. O como señala Grayston Burgess, que se contrate una segunda voz femenina y se abra la puerta a un mejor equilibrio.

 

Carris Jones destaca que cuando se trasladó a Londres no existía siquiera la sospecha de que “alguna vez se considerara a una mujer para puestos de adultos en el coro. No creí que fuera posible y cuando hablo con otras colegas significa mucho. No tendremos que explicar a otra generación por qué una mujer no puede cantar en este coro”, anotó.

 

La cantante confía en que su nombramiento allane el camino para más cambios en el ritual de la iglesia. Para ella “la igualdad de oportunidades lo es todo”.

 

Fotos: Graham Lacdad / Catedral de San Pablo

Leer mas: 

Leer más

Publicidad