Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

¿Tu hijo tiene el colesterol alto?

Por: 
Redacción Mi Bebé
¿Tu hijo tiene el colesterol alto?
El colesterol alto o hipercolesterolemia es una enfermedad silenciosa que está en aumento en los niños debido a los malos hábitos cotidianos.

Los niños también pueden ser víctimas de este mal. La endocrinóloga pediátrica Verónica Abad nos da una orientación para entender de qué se trata.

Con frecuencia escuchamos hablar de colesterol alto y casi siempre pensamos que las poblaciones más vulnerables son los adultos. Lo cierto es que este desajuste también está presente en los pequeños y es importante poner atención para que en el futuro no haya consecuencias más graves en la salud. El colesterol alto se mide a través de los niveles de LDL, una materia lipídica nociva que se pega a las arterias. 

El gran riesgo del colesterol elevado es la ausencia de síntomas en fases tempranas. Las consecuencias son peligrosas porque se manifiestan a través de enfermedades cardiovasculares y cerebrales. Recientes estudios han determinado que los episodios de daño cardíaco y las isquemias cerebrales se pueden prevenir si se detecta a tiempo que hay niveles altos de colesterol.

 

¿Cómo diagnosticarlo?

La especialista Verónica Abad explica que cuando hay antecedentes familiares de infarto de miocardio antes de los 55 años, es importante practicar un perfil lipídico en los niños a partir de los 2 años para determinar la tendencia a producir LDL. Este examen consiste en la medición de los niveles de colesterol total que se dividen en colesterol bueno o HDL (que limpia las arterias y se incrementa con el ejercicio) y colesterol malo o LDL (que va obstruyendo las arterias, disminuye con el ejercicio y se incrementa con la mala alimentación y el sedentarismo). Esta prueba determina, además, el nivel de triglicéridos así como información tiroidea para descartar que el colesterol alto sea la causa de un trastorno de la tiroides. 

En este grupo de niños con mayor riesgo y que, en efecto, presentan predisposición, es importante la práctica de una alimentación saludable acompañada de una rutina de ejercicios. “Si el LDL persiste alto se pueden considerar medicamentos bajo supervisión para evitar la formación de ateroesclerosis temprana”, afirma la especialista. Las consecuencias posteriores son riesgosas si no hay un control para este tipo de pacientes. 

Si hay susceptibilidad genética de producir LDL, existe riesgo de presentar enfermedad cardiovascular temprana, infartos de miocardio entre los 30 a 50 años. Si el paciente sufre desde pequeño de sobrepeso, obesidad y niveles de triglicéridos altos con HDL bajo, tiene riesgo de sufrir síndrome metabólico que está asociado a diabetes e hipertensión.  Según la doctora Abad, es mejor hablar de prevención que de tratamiento para este tipo de males.

 

¿Cuáles son las causas?

1. Malos hábitos alimenticios. Comidas congeladas procesadas, con aditivos, ricas en grasas saturadas y azúcares. 

2. El sedentarismo. La falta de actividad física incrementa el riesgo de aumentar los niveles de colesterol malo. 

3. Estudios científicos han demostrado que hay predisposición genética para este tipo de enfermedades. Tienen más riesgo de sufrir colesterol alto los familiaresde los pacientes que han sufrido infarto de miocardio, derrame cerebral o angina de pecho. 

4. Niños con síndrome metabólico asociado con insulina alta, prediabetes, hipertensión y obesidad.

 

Foto: Flickr.

Leer mas: 

Leer más

Publicidad