Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Maltrato infantil, más que un moretón

Por: 
Redacción Mi Bebé
Maltrato infantil, más que un moretón
El comportamiento de los niños dice más que mil palabras. Aprende a escucharlo y toma medidas a tiempo.

 

El maltrato en la primera infancia es un problema con el que hay que tener especial cuidado ya que un bebé es indefenso y no puede comunicar con efectividad lo que le ocurre o sus temores. Por eso hay que leer los signos de alarma para identificar a tiempo una situación de abuso.

 

Este tema va más allá de los golpes, pues también se maltrata a un bebé cuando hay gritos, lo insultan, lo zarandean, le dan el tetero con fuerza o cuando sus cuidadores tienen una actitud indiferente hacia él. La negligencia y el abandono también son formas de maltrato.

 

Un bebé no habla pero…

Estos son algunos indicadores que pueden ser signo de que un menor está siendo maltratado:

 

1. Muestra miedo, angustia o reacciones extremas cuando va a ser llevado a donde su cuidador.

2. Tiene moretones, equimosis (marcas amarillentas) o rastros de algún tipo de golpe.

3. Busca la excesiva atención de sus padres.

4. Está siempre vigilante, como si esperara a que algo malo pase.

5. Pierde el apetito.

6. Tiene problemas para dormir o quiere estar dormido todo el tiempo.

7. Tiene dificultades para sentarse por dolor genital o anal.

8. Presenta infecciones en el tracto urinario.

9. Sufre de diarrea o fiebre inexplicables.

10. Presenta heridas o sangrado cerca del área genital, ante lo cual debe buscar de inmediato ayuda.

 

 

¿Cómo evitarlo?

 

1. Los niños necesitan que les hablen y un contacto corporal amoroso adecuado.

2. El maltrato puede presentarse con más frecuencia en embarazos no deseados o cuando la madre es demasiado joven, pues el niño suele ser visto como un estorbo.

3. Los abuelos y tíos deben estar en permanente observación.

4. Podría ocurrir que el maltratador sea otro niño, como el hermanito, por lo tanto hay que trabajar en que éste no sienta celos

5. Ubicar cámaras sin que el cuidador se entere.

6. Formar a cuidadores y padres en materia de desarrollo infantil, métodos disciplinarios no violentos y capacidad de resolución de problemas.

7. Si el cuidador no se siente bien, es importante que busque ayuda profesional. Si los padres están bien, tratarán bien a sus hijos.

 

Foto: Google con derecho a reutilización

Leer mas: 

Leer más

Publicidad