Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

¡Quiero tener un bebé!

Por: 
Redacción Mi Bebé
Nuestra generación ha cambiado y las parejas consultan con mayor frecuencia a los especialistas para lograr concebir.

Una de las características más comunes en las parejas actuales es el aumento en el número de mujeres que posponen su maternidad. Sin embargo, en el momento en que deciden comenzar la preparación para lograr un embarazo, se encuentran con una serie de problemas de fertilidad. Afortunadamente para estas parejas, los avances de la ciencia les brinda la oportunidad de recurrir a tratamientos de fertilidad como la inseminación artificial.

 

Sólo los mejores

En los tratamientos de reproducción asistida como es el caso de la inseminación artificial, se requiere la práctica de la capacitación espermática, que consiste en extraer los espermatozoides del líquido seminal, seleccionar los de mejor calidad, mejor movilidad y mayor potencia. Estimular con algunas sustancias nutritivas los espermatozoides que fueron seleccionados y finalmente depositarlos dentro del útero de la mujer. Cuando se insemina se toma la muestra del varón, se capacita y esa muestra capacitada es la que va dentro del útero.

 

Tasa de éxito

La tasa de fecundación por ciclo de inseminación artificial usando semen de la pareja oscila alrededor del 20%, esto quiere decir que de cinco mujeres inseminadas con el semen de su compañero una queda embarazada. Cuando se usa semen de un donante la tasa aumenta hasta 35%. ?

 

Para tener en cuenta

Aunque los tiempos han cambiado y nuestra generación es mucho más abierta a la consulta con especialistas, aún existen ciertos recelos que hacen pensar que la infertilidad es por definición y tradición un problema de la mujer, dejando al hombre libre de cualquier responsabilidad. Esta es una tendencia errónea, ya que tanto el hombre como la mujer pueden tener los mismos problemas de infertilidad. Según investigaciones se calcula que del 15 al 18% de las parejas en el mundo son infértiles.

 

Método de inseminación artificial

Para realizar el procedimiento se hace un seguimiento del crecimiento de los óvulos por medio de ecografías transvaginales, determinando el día en que se esté ovulando. Este proceso de ovulación puede ser natural o estimulado con medicamentos para aumentar el número de óvulos en crecimiento, lo cual mejorará el pronóstico de éxito, tiene una duración aproximada de 10 a 15 días, empezando al inicio de la menstruación. Programado el día del procedimiento por la ovulación, se procede a tomar la muestra de semen de la pareja o de un donante anónimo del banco de semen, previamente seleccionado, y por medio de un tubo muy fino se llevan los espermatozoides a través de la vagina y el cuello uterino para depositarlos dentro del útero; una vez allí, los espermatozoides hacen su recorrido hacia las trompas y el ovario en forma natural, en busca del óvulo para fertilizarlo.

 

Foto: Istock. 

Leer mas: 

Leer más

Publicidad