Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

¿Pueden ser acosados los hombres?

Los estereotipos también han determinado un patrón de lo masculino, como ese que asegura que son máquinas sexuales andante.

Por: Catalina Ruiz-Navarro

 

Tras la viralidad de #MeToo o #YoTambién varios hombres decidieron salir a confesar sus culpas. Fue un ejercicio interesante pero ambiguo. Por un lado, está muy bien que hagan autocrítica, pero por el otro lado, parecía que querían una estrellita o una palmadita en la espalda por confesar un incidente de acoso. Y pues no, no hay nada que celebrar, aunque sí sirve contar las historias en público, pues estas historias nos dan herramientas a todos y todas para reconocer y prevenir el acoso. 

 

Varios hombres también se atrevieron a denunciar a sus acosadores poderosos. Uno de ellos fue Anthony Rapp, quien reveló que el actor Kevin Spacey lo había acosado cuando tenía 14 años. Spacey sacó un comunicado pidiendo disculpas y de paso aprovechó para  salir del clóset, como queriendo decir que si bien había acosado (a más de uno, según las noticias recientes), le tuviéramos paciencia por su orientación sexual. Uno de los puntos claves que nos muestra el caso de Spacey es que el acoso tiene que ver con una situación de desigualdad de poder, en este caso un actor famoso versus un adolescente.

 

Cuando un hombre está en situación de desigualdad y vulnerabilidad puede ser acosado. La mayoría de las veces por otros hombres (pues suelen ser hombres quienes tienen más poder) y, a veces, algunas escasas veces  son acosados por mujeres que tienen más poder. 

 

Ese es el patrón pero hay algunas excepciones. Piensen en el caso de la fan de Maluma que se lanzó a darle un beso al cantante sin su consentimiento, y él, cómo no, la rechazó. Tenemos el imaginario social de que los hombres siempre quieren sexo, donde sea y con cualquiera, y esto no es cierto. Los hombres son personas, no penes con resorte, y por eso no quieren ni siempre, ni con todas, y está muy bien que lo digan. Aquí la fan se dejó llevar porque nos han enseñado a cosificar a las estrellas pop. Muy mal. Las líneas deben ser muy claras: las fanes podemos fantasear con Maluma, podemos admirarlo, pero no podemos hacerlo sentir inseguro, transgredir las barreras de su cuerpo para hacerle algo que él no quiere. La diferencia entre una cosa y la otra debería ser clarísima. Deseo no es lo mismo que acoso, ni debería serlo, jamás. 

 

Sí, los hombres a veces son acosados, pero esto pasa porque la misma estructura que nos tiene jodidas a las mujeres, el patriarcado, lo permite. En esa estructura hay unas personas que se deshumanizan, las cosificamos masivamente y así las explotamos. Un sistema así es peor para unos, pero definitivamente no es bueno para nadie. Y por eso es que los hombres también deberían ayudar a tumbarlo. El solo hecho de que también puedan ser acosados es una muestra de que el sistema falla para todos; que funcionara implicaría que el acoso no fuera una práctica común de ejercer el poder. 

 

Foto: iStock.

Leer mas: 

Leer más

Publicidad