Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

23 claves para bajar de peso

Por: 
Redacción Cromos
Mujer con un metro
¡No te quemes la cabeza, ni te comas las uñas tratando de saber cómo debes adelgazar!

 

Lo primero y más importante es estar convencida de que ¡Sí se puede!. Un estudio de la Universidad de Illinois en los Estados Unidos demostró que las personas que tienen una mente positiva y que reafirman constantemente que “sí pueden perder peso”, logran cumplir sus objetivos más fácil que aquellos que se quejan y constantemente están diciendo que “no se puede” o “que es imposible” adelgazar. Así que cambia tu “chip”, ten una actitud mental positiva, toma la decisión y empieza ya.

 

 

Haz un plan de comidas y ejercicios que sepas que vas a cumplir, sin excusas.  Acuérdate que ya eres grande para asumir este compromiso contigo mismo.

 

 

Ten una libretica a la mano, en la que puedas anotar tu peso inicial y los cambios cada vez que te vuelvas a pesar. Hay quienes recomiendan hacerlo todos los días, pero si no quieres esclavizarte, cumple tu rutina y pésate cada semana o cada quince días. En esa libreta anota todo lo que comes, si te pasaste de la raya también. El escribir te despertará tu conciencia y te ayudará a tener una guía para saber realmente en dónde están tus debilidades y fortalezas en este plan para bajar de peso.

 

 

Habla de tu compromiso de perder peso frente a los demás. Esto te favorecerá para no sentirte presionado, para recibir respaldo de la gente que te quiere y te mantendrá firme, no importa las circunstancias.

 

 

Toma mucho líquido. Las infusiones de té verde o flor de Jamaica te ayudarán a eliminar más y a ir más veces al baño. Si puedes y no te sabe mal, toma agua tibia durante el día, ya que te ayudará a eliminar grasa a través de la orina. Dos litros es lo indicado, en todo caso, cuanta más agua mejor.

 

 

Lee sobre nutrición y salud, porque así sabrás los beneficios al bajar de peso, como reducción del colesterol, problemas cardíacos, etc., y te sentirás más animada de saber que estás haciendo las cosas bien.

 

 

Duerme bien, porque el sueño insuficiente engorda, ya que genera la hormona que estimula el apetito e inhibe la que da al cerebro la señal de saciedad.

 

 

Las dietas mágicas que adelgazan en tres días son más peligrosas que tener sobrepeso. Sigue una dieta personalizada, de acuerdo con tus actividades, y con la necesidad de calorías que tu cuerpo te exige. Lleva una dieta que te haga bajar paulatinamente. Te asombrarás de los resultados y no querrás volver a engordar.

 

 

Nunca te comas un carbohidrato por la noche. No tomes gaseosas y abandona los dulces, mientras logras bajar de peso. Sé radical en este punto y lograrás un vientre plano.

 

 

Si vas a un restaurante, pide de entrada una ensalada o un carpaccio. Esto te ayudará a tener la sensación de llenura más rápido de lo que piensas. Así también se te olvidará el postre.

 

 

Sigue la máxima: “Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y come como un mendigo”. Come entre comidas una manzana, una zanahoria, o un pedazo de jamón. Esto te dará energía y disminuirá la ansiedad. La otra opción, cada vez más validada, es comer pequeñas porciones, cinco veces al día.

 

 

Respeta los horarios de las comidas y adquiere el hábito de ir al baño cada día siempre a la misma hora. Esta sana rutina te ayuda a tener un buen tránsito intestinal.

 

 

Come sentada, sin ninguna distracción como televisor, celular o periódico. Trata de masticar cada bocado 33 veces. Si haces esto, coronas.

 

 

Visualízate delgada. Antes de acostarte imagínate más delgada, y viendo los beneficios que esto te traerá. Recuerda que el secreto de personajes como Walt Disney estuvo en la visualización. Funciona.

 

 

Haz ejercicio diariamente o si no tres veces a la semana. Sube y baja todas las escaleras que puedas, camina, muévete. Respira bien, mete barriga y aprieta la cola.

 

 

Evita los lácteos y los quesos. Si lo haces, prefiere la leche o el yogur descremado. Si has de comer queso, que sean frescos como el campesino o el “cottagge”.

 

 

Que la harina de la mañana sea integral, nunca blanca. Si escoges una arepa que sea de arroz, quinua, linaza, que las encuentras en tiendas vegetarianas.

 

 

Evita las salsas en la pasta. Lo mejor es cocinarla al pesto, al ajo o con verduras y hortalizas para no aumentar las calorías.

 

 

Las bebidas alcohólicas aportan una gran cantidad de calorías, así que si terminas cediendo pide una copa de vino blanco.

 

 

Cuando puedas, así sea una vez al año, haz ayuno de uvas, pan integral y agua. Desintoxícate, y concientízate de que para vivir necesitamos comer muy poco.

 

 

Pilas con la sal. Cuanto menos sal, menos líquido retendrás.

 

 

Las verduras son tus grandes aliadas en dietas para adelgazar por su escaso valor calórico y sus grandes beneficios. Cómelas crudas o ligeramente cocidas.

 

 

Prohibidos los fritos y las grasas. Tienen un alto contenido en grasas saturadas, son de digestión muy lenta y te harán sentir demasiado pesada. Al vapor y a la plancha es la mejor elección.

 

 

Por último, no te obsesiones con las calorías que consumes ni con el peso. No lo hagas por vanidad sino para tener más salud y vitalidad.

 

 

Foto: Istock 

Leer mas: 

Leer más

Publicidad