Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

La edificación de un arte

La edificación de un arte
"Mi mayor reto es hacer mi trabajo de la mejor manera posible", dice esta arquitecta que, gracias al rigor aplicado a su carrera profesional, le ha brindado logros y reconocimientos a la cultura del país

Cuando era estudiante de arquitectura de la Universidad Javeriana, sabía que su futuro estaría dedicado al patrimonio cultural. Desde esa edad, le resultaba interesante restaurar un bien perdido y ponerlo al servicio de las comunidades.

María Claudia López se graduó como arquitecta con una tesis meritoria sobre el centro histórico de Mompox, curiosamente, hoy uno de los lugares colombianos inscritos en la lista de patrimonio mundial.

Más adelante decidió viajar a lejanos pagos. Después de barajar varias posibilidades en distintas ciudades de Europa, llegó a una conclusión: Francia sería su mejor opción para cursar su postgrado, exactamente, la Escuela de Arquitectura de París – Belleville.

Primero cursó estudios en historia y teoría de la arquitectura y más adelante una maestría en restauración y conservación de monumentos antiguos. Durante esos años combinó su experiencia académica con trabajos en edificios patrimoniales y con programas de investigación por Europa. Después de aprender de los mejores maestros en esta disciplina, decidió volver a Colombia.

A su regreso, la oportunidad llegó cuando la llamaron de Colcultura, el instituto dedicado a la promoción del arte y la cultura antes de la creación del Ministerio. Allí trabajó como arquitecta del grupo de evaluación de proyectos de la subdirección de patrimonio. Fue coordinadora del programa de manejo de monumentos nacionales y posteriormente llegó a ser jefe de la división de documentación de la subdirección de patrimonio

Tras la Ley General de la Cultura, con la que se originó la creación del Ministerio en 1997, María Claudia López se desempeñó como coordinadora del grupo de intervención de monumentos Nacionales. El rigor con el que asumió ese cargo y los anteriores y su acentuado profesionalismo la llevaron a ocupar la dirección de Patrimonio desde 2003.

Debido a sus logros y méritos, en 2009, la entonces ministra de cultura, Paula Marcela Moreno, nombró a López vice ministra. Desde entonces, no ha dejado de trabajar por el patrimonio cultural del país. Durante su gestión se han intervenido 49 Bienes de interés cultural y se puso en marcha el Plan Nacional de Recuperación de Centros Históricos con óptimos resultados.

Además, bajo su liderazgo estuvo impulsado el proyecto “Paisaje Cultural Cafetero”, que tras 10 años de preparación fue presentado a la Lista de patrimonio mundial de la Unesco. En una cita en Francia, la viceministra defendió a capa y espada el proyecto que había sido negado en dos ocasiones. El resultado: el eje cafetero hoy es una reliquia para el mundo. 

Leer mas: 

Leer más

Publicidad