Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

¿Mi hijo o mi novio?

Por: 
Redacción Ellas
Cada vez más las familias están conformadas por madres y padres solteros que se dan una nueva oportunidad en el amor. ¿Es tu caso?

Nunca pensaste que de nuevo volverías a salir con alguien, pero ahí están las cosquillas en la panza, el corazón acelerado y esa sensación de tener quince otra vez. El problema es que tienes muchos más, un divorcio a cuestas y dos pequeños niños que te esperan en casa. Ante la posibilidad de un nuevo amor surge la duda de cómo será la relación con tus hijos, deja la ansiedad, el primer consejo es ‘hay que ir paso a paso’, cada cosa en su momento.

La primera duda que surge es en qué momento presentarlos. Si bien el consejo generalizado es no hacerlo hasta que no haya certeza de un ‘futuro juntos’, la verdad es que en términos prácticos esto es casi imposible. Por otra parte, tener en cuenta la manera como el futuro padrastro o madrastra se relaciona con los hijos debe ser un elemento importante a la hora de proyectarse. De manera que presentarlos y ver cómo construyen una relación puede convertirse en un elemento decisorio. No obstante, tampoco hace falta integrarlos después de la primera cita, es un poco prematuro.

Lo cierto es que tener una relación en la que uno de los dos tiene hijos de uniones anteriores, no es nada raro por estos días. “Los tuyos, los míos y los nuestros” dejó de ser una situación extraordinaria para convertirse en la cotidianidad en una sociedad en la que las tasas de divorcio crecen y las personas adultas están dispuestas a darse nuevas oportunidades. “Mi ex novia tiene una hija que nunca me quiso, me hacía la vida muy difícil, yo no pude con eso, y la relación se deterioró”, cuenta Andrés un cineasta de 32 años quien espera su primer hijo con su compañera actual, mientras su amigo Felipe -cuya pareja tiene dos hijas- expresa todo lo contrario “no, en mi caso fue amor a primera vista. La niña de 5 años dice que se va a casar conmigo, tenemos una excelente relación”. Esto, claramente, hace para Felipe y su novia la vida más llevadera, pero no deja de ser difícil entender que la vida con niños implica una gran cantidad de energía. Ellas de cinco y tres años esperan que él juegue a todas horas y cuando están con su mamá demandan su atención. Así que mucho del tiempo que pasan juntos es de vida en familia.

Lograr que la vida familiar funcione es importante, pero debes saber que tu nueva pareja necesita tiempo para él, pues la razón para estar ahí eres tú. Así como debes dejarle en claro que tu hijo o hijos te necesitan de manera exclusiva con mucha frecuencia. Aprender a equilibrar tiempos para todos, e incluso para ti sola, plantea un reto pero evita los celos de unos y otros.

Cuando es el hombre quien tiene hijos las cosas no son tan diferentes. Entonces debes tener en cuenta que aunque serás la compañera de él, y posiblemente ser cómplice y amiga de los pequeños, no serás su madre, y tendrás que respetar la manera cómo los padres los educan. Lo más importante es que los niños nunca perciban a la nueva pareja como un rival, ni que sientan que desplaza al padre o a la madre ausente. Pero todas estas percepciones vienen de los mensajes que los adultos les manden, así que ten cuidado con dejar en claro que el amor hacia ellos es lo primordial y que las relaciones de los adultos son distintas.

 

Foto: iStock.

Leer mas: 

Leer más

Publicidad