Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

Tres comportamientos negativos que nos delatan cuando no estamos enamorados

Por: 
Redacción Cromos
Hombre tapándole los ojos a una mujer
Las apariencias y la costumbre engañan, no caigas en estos juegos mentales. ¡Es el momento de decir "Adiós"!

 

Hay muchas maneras de encontrar la respuesta a esta pregunta; podríamos consultar a una gitana para que nos lea la mano o las cartas, también podríamos visitar un terapista de parejas para que nos diga si vamos por buen camino y hasta podríamos desojar una flor para descubrirlo. Sin embargo, hay maneras más efectivas para saber si realmente estamos enamorados. A continuación te enlistamos tres comportamientos negativos que nos delatan cuando no estamos enamorados: 

 

 

La otra persona no es nuestra prioridad

Cuando estamos enamorados siempre vamos a poner en primer lugar al otro. Sin embargo, cuando estamos soltando el amor que alguna vez sentimos, comenzamos a cancelar salidas, buscar pretextos y excusas, para no tener que enfrentar nuestros peores miedos. Y es que cuando ya no quieres saber nada más de la otra persona, se "matan" las ilusiones y los proyectos que se plantearon al principio de la relación. En términos coloquiales, lo más difícil es acabar con la esperanza de algo que no tiene arreglo, y que así le pongas empeño no tendrá un final feliz. 

 

 

No nos preocupa la seguridad y el bienestar de la otra persona

Siempe que estamos enamorados velamos porque todo lo que hay alrededor de la otra persona marche sobre ruedas, pero hay ocasiones en las que se empieza a acabar poco a poco el interés. Puede ser que la otra persona esté "haciendo el curso" para matarnos las mariposas y por eso comencemos a portarnos de forma distinta, pero hay un factor más grave y es caer en la rutina. Esta última es la que hace que el aburrimiento se apodere de nuestros sentimientos, y empecemos a ver a la otra persona como uno más del montón. La magia empieza a terminarse, y los destellos de luz, empiezan a perderse en la ocuridad. 

 

 

Los vínculos con la familia no son de interés

Tenemos que ser un libro abierto, estar dispuestos a compartir con quienes son importantes para la otra persona. Pero cuando complacer se vuelve "fastidioso" e "impuesto", es la prueba fehaciente de que el amor que sentimos no es suficiente, estar enamorados, viene con el paquete completo, por eso, aunque se intente, nos vistamos de paciencia en los eventos familiares y siempre pongamos la mejor cara, no es suficiente para continuar. 

 

Si tienes alguno de estos comportamientos o los estás experimentando, aunque pienses que esa persona  es el amor de tu vida, lo más probable es que no lo quieres de la manera que tsemereces, pues recuerda que las acciones hablan más que las palabras. Si tienes que preguntar si alguien realmente te ama, es una señal de tu instinto dejándote saber que algo no anda bien. Cuando hay amor puro no queda espacio para las dudas.

 

 

Foto: Istock

Leer mas: 

Leer más

Publicidad