Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

"Me duele de Estados Unidos Trump y los 63 millones que votaron por él", Jorge Ramos

Por: 
Redacción Cromos
El periodista mexicano recibió a finales de septiembre el reconocimiento a la excelencia en el Premio Gabriel García Márquez.

¿Qué tiene en la mesa de noche de su habitación? 

Agua de jamaica y siempre tres libros, para leer según el humor. 

 

Un ritual antes de sentarse a investigar.

Hago largas listas de preguntas. Quiero saber más del entrevistado que el propio entrevistado. 

 

¿Qué le duele de México?  

Los casi 80 mil muertos en este sexenio, los 43 jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa, la corrupción de la Casa Blanca mexicana, estar tan lejos de mi familia, no poder comerme los mejores tacos al pastor del mundo.

 

¿Y de Estados Unidos? 

Trump y los 63 millones que votaron por él. 

 

¿Qué admira de los estadounidenses? 

Que como inmigrante me trataron con mucha generosidad y me abrieron sus puertas. 

 

¿Para qué un muro?  

Para nada. Casi la mitad de los indocumentados en EE.UU. llegan con visa, por avión.

 

Un entrevistado que lo haya puesto a sudar. 

Fidel, Chávez, Obama, Salinas de Gortari... mientras más malos, mejor. 

 

¿En quién piensa todos los días? 

En cómo amaneció mi mamá en la Ciudad de México. 

 

¿Para qué le sobran agallas? 

Para hacer preguntas. Hace tiempo perdí el miedo a preguntar.

 

Un latino inolvidable.  

La jueza Sonia Sotomayor. Al final de la entrevista bailamos salsa en la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos.

 

¿Qué legalizaría? 

A los 11 millones de indocumentados en Estados Unidos. 

 

¿A quién ‘stalkió’ la última vez? 

A muchos. Espero meses por entrevistas que duran un ratito. A Fidel lo ‘stalkié’ antes de que existiera este verbo inexistente. 

 

¿Para qué sirve salir en Time

Para que te den más entrevistas y para contestar 50 y tantas preguntas cortas. 

 

¿Qué se le viene a la cabeza cuando lee las siglas KKK?

Al tipo que no me quiso dar la mano por ser mexicano. 

 

Una obsesión. 

Dónde encontrar la mejor comida mexicana fuera de México.

 

Una virtud de ser estadounidense.

Saber que, ante la ley, aquí nadie vale más. Y que por más que critique al presidente, la primera enmienda de la Constitución me protege. 

 

Describa su pinta favorita. 

Siempre me visto igual; jeans, camisa azul, saco azul marino y, si puedo, convers blancos.

 

Algo para destacar de la administración de Barack Obama.

Me siguen doliendo los 2,7 millones que deportó. Debimos haber sido más duros con él.

 

¿Qué le sorprende de los republicanos?

Los que son inmigrantes o hijos de inmigrantes y les dan la espalda a los que vienen detrás. No lo soporto.

 

¿A qué concierto asistiría antes de morir? 

Uno de Bosé, Serrat y Sabina.

 

Una palabra para definir a Álvaro Uribe Vélez.

Esquivador. Cuando le preguntaba algo que no le gustaba, me decía "siguiente pregunta".

 

Un deseo para Colombia. 

La paz. De verdad. No saben cómo admiramos en el extranjero lo que ustedes han logrado... a pesar de todo. 

 

¿Qué tiraría bien lejos, en un río?

La mitad de mi clóset. No me gustan las cosas. 

 

Una persona anónima que admire.

Se llama Sophie Cruz. Es una niña de 7 años que pelea para que sus papás indocumentados se puedan quedar con ella en Estados Unidos. 

 

¿Qué momento de su vida reviviría?

El último abrazo que le di a mi papá.

 

Una noticia para ver una y otra vez.

Cómo los alemanes del Este fueron destruyendo, martillazo a martillazo, el muro de Berlín.

 

¿Qué no le gusta que le pregunten? 

Cosas muy personales. En mis entrevistas nunca pregunto cosas personales, a menos que tengan algo que ver con la noticia. 

 

En la era Trump, ¿para qué está preparado? 

Para resistir cuatro años y hasta ocho, si es necesario.

Leer mas: 

Leer más

Publicidad