Pasar al contenido principal

Se encuentra usted aquí

"No me parezco en nada a un uribista; no soy un 'buen muchacho'": Vladdo

Por: 
Redacción Cromos
Vladdo
Vladdo puede salir de su casa sin billetera ni llaves, pero nunca sin tener con qué escribir y dibujar.

Luego de explorar muchas facetas periodísticas, Vladdo decidió lanzarse al agua este año con Mejor dicho, un formato en video que mezcla opinión e información.

 

 

Una mujer que lo haya marcado. 

La pintora alemana Käthe Kollwitz, por el coraje de su obra contra el totalitarismo.

 

¿A qué le daría un No?

A vivir enchufado a una máquina.

 

Un gusto suyo lo menos parecido a su personalidad.

Los tangos.

 

¿En quién piensa todas las semanas?

Dejemos mis pensamientos quietos. 

 

Un indicador económico que le ponga los pelos de punta.

La tasa tributaria en Colombia; no vemos qué hacen con los impuestos.

 

Una situación inédita para usted que le haya puesto la piel de gallina.

Me eriza ver los extremos de la maldad humana.

 

¿A quién soñó entrevistar y pudo hacerlo?

Asignatura pendiente: entrevistar a Barack Obama o a Mick Jagger.

 

Un columnista que todos deberían leer.

A Lucas Caballero (‘Klim’), que sigue vigente en un país que no cambia.

 

Un agüero.

No tengo agüeros, porque me traen mala suerte.

 

¿Cómo se sobrevive a una turba enardecida, como la de la marcha contra la corrupción?

Con la fuerza del silencio y la tranquilidad de la conciencia.

 

¿Qué le falta hacer?

Todos los días empiezo de cero.

 

¿En qué es conservador?

En el respeto por el lenguaje (escrito y gráfico). 

 

Lo más sexy que haya visto.

Es una pregunta muy personal. 

 

Describa una postal de su niñez.

El olor a calle mojada en Armenia, cuando el sol volvía a salir después de un aguacero.

 

¿Qué extraña del siglo pasado?

El fax.

 

¿Por qué volvería a ser joven?

Para revivir las clases de alemán en mi colegio.

 

Vladdoo

 

¿Qué heredó de sus padres?

El apellido repetido: soy Flórez Flórez.

 

¿Qué no puede faltar en su maletín?

No uso maletín; pero no puedo salir sin un lápiz o un bolígrafo.

 

¿A quiénes admira? 

A los porteros de los edificios; hacen un trabajo abnegado e ingrato. 

 

¿Qué momento de su vida repetiría, solo para hacerlo mejor?

Las visitas a los grandes museos de Europa; el tiempo nunca es suficiente.

 

¿En qué es terco como un uribista?

No me parezco en nada a un uribista; no soy un ‘buen muchacho’.

 

¿Qué le falta aprender?

Bailando descubrí que servía para dibujar. Y eso se quedó así.

 

Un triunfo que haya celebrado con euforia.

Siempre celebro el triunfo de la razón sobre la fuerza; el del talento sobre la riqueza; el de la voluntad sobre la adversidad.

 

¿Con quién haría la paz y el amor?

La paz se puede hacer con cualquiera que tenga voluntad; el amor es algo muy personal.

 

¿Qué estaría dispuesto hacer por amor?

Ver respuesta anterior.

 

Una noticia para ver una y otra vez.

“No hay militares heridos en el Hospital Militar”.

 

¿En qué es incorregible?

Me niego a aceptar la falta de ortografía.

 

Un pensamiento existencial, recurrente.

¿Por qué somos tan bárbaros los colombianos?

 

¿Cuándo fue la última vez que se persignó?

Las creencias (religiosas, políticas, personales) son para practicarlas, no para presumir de ellas. 

 

¿A quién llamaría por última vez?

Si fuera la última llamada, prefereriría no enterarme.

 

Una prueba de que Dios existe.

La Luna, flotando todo el tiempo ahí arriba, es un buen ejemplo.

 

¿A quién reviviría? 

A nadie. La vida sigue.

 

¿Qué sería de usted si le aseguraran 50 años de vida extra?

A lo mejor ya estoy viviendo ese medio siglo de ñapa.

 

 

 

Foto: Daniel Álvarez. 

Leer mas: 

Leer más

Publicidad